(Foto archivo)
COMPARTE

Hoy se cumplen 89 del nacimiento de uno de los más celebrados músicos, compositores y arreglistas venezolano, Aldemaro Romero.

Al revisar su hoja artística, podemos decir que fue el artista más polifacético, innovador y de gran talento que ha tenido nuestro país.

Este músico de extracción popular, fue el segundo de los cuatro hijos de un artista que ganaba su vida tocando melodías de baile y dirigiendo bandas rurales de música.

A los 9 años tocaba la guitarra y cantaba en la hora infantil de la radio de su pueblo natal, Valencia, Estado Carabobo, donde nace el 12 de marzo de 1928.

A los 14 años llegó a Caracas y desarrolló una carrera de pianista y compositor de canciones populares tocando en emisoras de radio, en salones de baile y en fiestas populares.

A sus 20 años dirigió por primera vez una orquesta en la radio. Desde entonces se convirtió en favorito de los cantantes de música popular del momento, siendo su arreglista y su director musical, tanto en presentaciones personales como en discos.

A sus 22 años, la RCA de New York City le ofreció un contrato como arreglista. Allí grabó muchos discos como acompañante de artistas latinos famosos, y al año siguiente grabó su primer LP histórico: “Dinner in Caracas”, el cual batió todos los records de venta en América.

Años más tarde grabó un segundo volumen de esta música en el RCA Italiana. En New York City se convierte en arreglista de célebres orquestas y artistas como Dean Martin y Jerry Lewis, Stan Kenton, Ray Mc Kinley, Machito, Noro Morales, Miguelito Valdés, Tito Puente.

A finales de los años 60, crea el ritmo “Onda Nueva” con la ayuda del patrón rítmico inventado por Frank Hernández “El Pavo”.  Llevó a cabo los Festivales de Onda nueva, festivales internacionales que se celebraron en Caracas en los años 1971, 1972 y 1973 con la participación de las más grandes celebridades mundiales de la época.

Ganó el 1er Premio como arreglista y director en el Festival de la Canción Latina de México (1974), en el Festival de Mallorca (1976), en las Olimpiadas Musicales de Grecia (1977) y el Superestrella Internacional en el Music-Expo de Miami (1975)

A principios de los años 80 el maestro Romero fundó la Orquesta Filarmónica de Caracas y dirigió la London Simphony Orchestra, la English Chamber Orchestra, la Orquesta de la Radio y Televisión Rumana, y la Royal Philarmonic Orchestra.

En el 2000, Aldemaro Romero recibió el Premio Nacional de Música de Venezuela, y en el año 2006 le confirieron tres doctorados Honoris Causa en la Universidad de Carabobo, en la Universidad Lisandro Alvarado de Barquisimeto, Estado Lara y en la Universidad del Zulia, Maracaibo, Estado  Zulia.

El legado musical del maestro Romero alcanza más de 250 composiciones. En la música popular se han recopilado 126 canciones y 31 instrumentales.

En el campo de la música académica Aldemaro Romero compuso 100 obras para orquesta, orquesta y coros, ballet, conciertos y música de cámara, la mayoría de ellas en sus últimos 10 años de vida los cuales dedicó casi de lleno a esa actividad, quedando sin estrenar, a la fecha de su partida, 49 de esas obras.

Era un versátil articulista de distintos periódicos del país, escribió cinco libros, cuatro de ellos sobre diferentes temas de la música: Cosas de la música, Ésta es una orquesta (mención honorífica premio municipal de literatura 1992), El joropo llanero y el joropo central, y La música de Carabobo – apuntes; y uno donde escribe sobre personalidades del mundo con quienes alguna vez tuvo algún encuentro.

Aldemaro Romero fue conductor de diversos programas de televisión y de radio, conduciendo en el último año de su vida el programa “Otra vez Aldemaro” en la Emisora Cultural de Caracas; Senador del Congreso de la República de Venezuela y fundador de P.A.C.I.,

Asociación de Parlamentarios Amigos de la Cultura Italiana.

Falleció al complicarse el estado de su salud, siendo diabético, con una oclusión intestinal en la mañana del 15 de septiembre de 2007. Y fue su deseo que sus cenizas fueron esparcidas en el lago de Como (Italia).

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.