Foto Angel Chacón

Los teléfonos de los familiares comenzaron a sonar a partir de las 11:00 a.m. algo inusual, según cuentan ellos. Sorprendidos atendieron con temor, para enterarse que dentro de la Mínima del Internado Judicial Carabobo, conocida como cárcel de Tocuyito, habían disturbios. La pregunta fue la misma: ¿Qué pasó?.

Los privados de libertad les contaron a través de papeles hacían llegar hasta el portón tricolor que da entrada al penal, que estaban resguardados porque unos reclusos trasladados recientemente desde Caracas, al parecer de la cárcel El Rodeo II, tomaron como rehenes a varios custodios, personal administrativo y algunos presos políticos para generar presión. Su petición fue clara: “Queremos el retorno a nuestras ciudades de origen”. A este grupo se le sumó otro, integrado por quienes deseaban desde hace tiempo exigen ser cambiados.

Los familiares entre los nervios, el temor y la desinformación vigilaban cada movimiento del portón. Una ambulancia, con varios custodios a bordo, se preparaba dentro del recinto para ir hasta la Mímina, cerca de las 12:40 p.m. No se conoció si hubo heridos.

El movimiento en la cárcel fue permanente Foto Angel Chacón

Cerca de la 1:00 p.m. una señora de la tercera edad recibió una llamada “Mamá, mamá, esto está muy feo, estamos llevando palo. Llama a la prensa y a los abogados”. La mujer intentaba calmar al hijo, para saber si estaba bien. El le respondió que si, que se encontraba resguardado.

Un trabajador del penal contó a El Carabobeño que la cantidad de rehenes era de entre 25 a 30 personas, entre personal administrativo, custodios y reos.

Durante la tarde eran más los mensajes que hacían llegar los reclusos a los familiares. Una llamada esclareció más la situación. Era un reo que contó que al menos siete hombres recientemente trasladados pedían que los llevaran al Centro Penitenciario de Aragua, conocido como Tocorón, otros para El Rodeo I en Caracas y otros pedían el recinto de su lugar de nacimiento.

Una ambulancia salió sin sirena. Esto alertó a muchos, los choferes no contestaron. Los familiares comenzaron a preocuparse porque se tenía la versión de que quienes tomaron el recinto sometieron a todos con las armas reglamentarias de algunos custodios.

Algunas patrullas de la Guardia Nacional Bolivariana, adscritas al Destacamento 411, ingresaron y salieron en reiteradas oportunidades. Pero seguía la desinformación. Hubo además un vehículo del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) que salió del recinto.

Los cuerpos de seguridad estuvieron presentes durante todo el día. Foto Angel Chacón

Casi eran las 4:30 p.m. cuando una vendedora cercana al lugar, que tiene amistades dentro del penal, contó que al parecer la ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario (Mppsp), Iris Varela, habría conversado con los encargados del penal. Comentó que el traslado supuestamente había sido aprobado, pero que tenían que esperar la llegada de la funcionaria para llevarlos a cabo.

Aunque hasta las 5:30 p.m. no se pudo comprobar la presencia de Varela en el penal, se mantuvo un fuerte rumor de que si se concretaría, aunque sería este jueves.

Más temprano, el coordinador del penal, Rubén Piña negó los disturbios en “la Mínima”. Instó a los familiares a quedarse afuera a la espera de novedades.

La tensa calma se mantuvo todo el día. Foto Angel Chacón
Los familiares aguardaban noticias. Foto Angel Chacón

@Richardtineocs




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.