COMPARTE
Cuando hubo actividades para las elecciones de los alcaldes, tuve la oportunidad de asistir a un acto para la campaña de Miguel Cocchiola. En ésa ocasión, después de su intervención, le dije “enhorabuena Alcalde”, y le dí un abrazo. Como ha sido la aspiración de los valencianos, en Valencia necesitábamos un buen gerente, como lo hizo nuestro Paco Cabrera (q.e.p.d.), y confié en que Miguel Cocchiola era el hombre adecuado para ésa difícil tarea. Hombre trabajador, empresario exitoso, honesto y que no necesitaba robar los dineros públicos. Su cadena de empresas Imeca las logró con su trabajo.
El tema que me ocupa hoy es que, aun cuando la ciudad necesita espacios y obras que puedan considerarse decorativas, considero que hay muchas prioridades que requieren urgente atención, como la vialidad, que está en las peores condiciones con las calles llenas de huecos, que aquí en Valencia no hay una calle o avenida en buenas condiciones y que están llenas de parchos mal hechos.
Aquí tenemos no  solamente casi intransitables por los huecos, calles como las de Prebo, que las raíces de los árboles han levantado el pavimento, alcantarillas rotas o con bajo nivel que para poder pasar hay que detener el carro.
Las tapas de bocas de visitas también por debajo de su nivel, tal como en la esquina de El Tijerazo, en la avenida Bolívar norte, donde hay once tapas por debajo del nivel y además, la alcantarilla en el lado de Mc Donald!s, dañada. Los “famosos” policías acostados en todas partes que en nada contribuyen a controlar el tráfico de vehículos, pero si a dañar el tren delantero y los amortiguadores de nuestros vehículos, y además utilizar el asfalto que puede para reparar las calles. Aquí  las cosas funcionan pero al revés. en otras palabras, las calles destruyendo nuestros vehículos y a nadie en la alcaldía le importa eso.
El dinero de los contribuyentes, que no sabemos cuanto costó esa “maravilla” que la alcaldía gastó en la construcción y colocación de una pieza ( que alguien dijo que era diseño de un artista plástico de nombre Negret), en la avenida Andrés Eloy Blanco cruce con la avenida, Carlos Sanda, en el Viñedo, bien han podido utilizarlo en reparar las calles de Valencia.
Allí no solamente colocaron esa pieza, sino que colocaron también ocho (08) reflectores que deben ser bien costosos y tenían allí una patrulla policial permanente que debió ser para cuidar los reflectores para que no se los robaran, pero igual ya fueron sustraídos, en lugar de utilizar nuestras patrullas para al menos tratar de controlar el tráfico en la ciudad. Otra “maravilla” que la alcaldía hizo allí en ese lugar fue cerrar el libre tránsito por la calle de servicio que construyeron paralela a la avenida Andrés Eloy Blanco, que da acceso al Shopping Center.
Otra “maravilla” que impide que los vehículos que deben acceder hacía el Shopping Center tengan que cruzar a la derecha en el semáforo. De paso un día “inauguraron” la pieza en la noche con música y muchos fuegos artificiales. ¿Cuánto nos costó eso?.
Estas son las cosas que la alcaldía debería tomar en cuenta. Por supuesto que los valencianos queremos una ciudad bonita, pero lo primero es lo primero. Hay prioridades y deben ser atendidas.
La otra cosa es que el propietario de la fábrica de pinturas amarillo tráfico, bien costosa por cierto, debe estar muy contento, y el que las compra también, porque muchas calles y avenidas del norte de Valencia están pintadas de amarillo, tanto los brocales de las aceras como los de las islas de las avenidas. Hay pinturas menos costosas, como la pintura gris y mantenerlas bonitas. La pintura amarillo tráfico usualmente se utiliza para definir áreas específicas para que los vehículos no estacionen y no molesten el libre tránsito, pero creo que las islas no necesitan ése tipo de pintura.
Aquí cabe muy bien el decir “lo que nada nos cuesta hagámoslo fiesta”. ¡Que maravilla!



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.