/ Foto: Cortesía (CNN, EE.UU.)

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el lunes la intensificación de la campaña nacional de vacunación contra el COVID-19, pero pidió no bajar la guardia con las medidas sanitarias ante un repunte de contagios.

“Nuestro trabajo está lejos de terminar. Estamos lejos de ganar la guerra contra el COVID-19”, dijo el mandatario desde la Casa Blanca en declaraciones televisadas.

“Estamos en una batalla a vida o muerte con el virus que se está extendiendo rápidamente con el aumento de casos, nuevas variantes y, lamentablemente, algunos de los comportamientos imprudentes que hemos visto en la televisión en las últimas semanas traerán nuevos contagios”, agregó.

En tanto, la máxima responsable de la salud pública del país -el más afectado del mundo por la pandemia- pidió a la población “aguantar un poco más” las medidas sanitarias para detener el coronavirus.

“Fatalidad inminente”

“Tengo una sensación de fatalidad inminente” al ver datos que indican una posible nueva ola de contagios en Estados Unidos, dijo la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, en declaraciones a la prensa.

Según un comunicado de la Casa Blanca, Biden anunciará un aumento del número de farmacias inscritas en el programa federal de vacunación, de 17 mil a casi 40 mil, y la creación de una docena más de centros de inmunización masiva para el 19 de abril.

“También anunciará un nuevo esfuerzo para financiar a las organizaciones comunitarias a fin de que proporcionen transporte y asistencia a las personas mayores y discapacitadas más vulnerables del país para que puedan acceder a las vacunas”, añade el comunicado.

El objetivo general es que el 90% de los adultos tengan un centro de vacunación a menos de ocho kilómetros de su domicilio.

“¡Usen mascarillas!”

En Estados Unidos se han administrado 143 millones de dosis y se ha vacunado completamente al 16% de la población, incluido casi el 50% de los mayores de 65 años.

Sin embargo, crece el temor de que ese ritmo no sea lo suficientemente rápido para evitar una cuarta ola de contagios en el país, a menos que vaya acompañada de un endurecimiento de las medidas sanitarias.

“¡Usen mascarillas! Es un deber patriótico”, subrayó Biden, al señalar que casi mil estadounidenses mueren cada día a causa de la pandemia.

Walensky dijo que aunque contar con “tres vacunas históricas y de gran avance científico” es un motivo de esperanza, todavía no se ha vacunado a la población suficiente para evitar una cuarta ola, a menos que se apliquen medidas sanitarias.

La tasa de infección en Estados Unidos se había estabilizado durante varias semanas, pero ahora vuelve a aumentar y los datos más recientes muestran que el promedio de siete días se acerca a los 60 mil nuevos casos cada 24 horas.

Esto representa un aumento del 10% con respecto al periodo anterior de siete días, mientras que las hospitalizaciones han pasado de 4 mil 600 a 4 mil 800 diarias.

Con más de 330 millones de habitantes, Estados Unidos registra más de 30 millones de casos y 549 mil muertos por COVID-19.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.