Sepsis neonatal fue la causa de la muerte de Angel Andrés Sánchez, producto de una bacteria intrahospitalaria que lo afectó a los pocos días de su ingreso a la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal de la Ciudad Hospitalaria Doctor Enrique Tejera.

Carolina Campos, su madre, cuenta que durante su estadía en el sitio, se enteró que una bacteria había acabado con la vida de varios niños que estaban recluidos allí, porque así lo expresaban otras señoras que estaban acompañando a sus hijos, pero nunca se imaginó que a Angel Andrés le pasaría lo mismo.

De acuerdo a las cuentas que llevan las madres, por lo menos ocho niños han fallecido en los últimos meses en esa unidad.

A esta joven periodista le tuvieron que adelantar la cesárea en un centro privado, porque la médico tratante se dio cuenta que el cordón umbilical podría complicar el nacimiento. No obstante el bebé nació con problemas respiratorios, por lo que tuvo que ser trasladado de emergencia al servicio de pediatría de la Chet.

Carolina se sintió afortunada porque a su niño le dieron ingreso de inmediato, aunque la doctora que lo recibió advirtió que el pequeño estaba más grave de lo que decía el informe con el que fue remitido.

Junto a su esposo Angel se dispuso a entregar todo lo que le pedían en el hospital. Lo primero que llevó fueron varios galones de cloro, desinfectante y jabón, de manera de que toda el área estuviera limpia, porque así le habían sugerido. A través de las redes sociales solicitó colaboración para correr con los gastos de hospitalización y las ayudas no se hicieron esperar. Sin embargo tuvo que comprar medicamentos muy costosos, pero afortunadamente contó con el apoyo de sus familiares y amigos.

Aunque asegura que no guarda rencor hacia nadie, no deja de recordar que no tuvo un trato amable por parte de la jefa de la unidad. Sin embargo reconoce que otros médicos hicieron su trabajo.

Cita que con su hijo estaban recluidos en la unidad otros tres bebés y solo uno sobrevivió.

“A mi hijo lo ingresaron el domingo 22 de septiembre a las 10:30 am, al día siguiente murió la primera niña que había sido operada, estaba estable y recuperándose y de repente empeoró. El miércoles 2 de octubre falleció un niño con el mismo diagnóstico de sepsis neonatal, y la madrugada del viernes murió Ángel”.

Se quejó de que a ella y a su esposo le exigían ropa hospitalaria para poder acercarse a su hijo, sin embargo el mensajero y otras trabajadores, salían y entraban de la unidad cada vez que querían, con la misma indumentaria que salían a la calle.

La comunicadora sostiene que al hacer esta denuncia solo busca que la situación se  corrija, para que no sigan muriendo más niños. A ella nunca le dijeron que en el hospital había una bacteria.

“Yo nunca tuve a mi hijo en los brazos. Lo llegué a cargar después de muerto y tu sabes lo que duelo eso?. Yo misma lo llevé hasta la morgue caminando y el trayecto se me hizo muy corto”. También se quejó del estado de la morgue infantil, porque considera el sitio horroroso.

Carolina Campos sugiere al gobernador Rafael Lacava, que haga algo para solventar este problema de contaminación en la emergencia pediátrica, porque los niños allí recluidos merecen vivir.

 

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.