Palma Real
(Foto cortesía)
COMPARTE

Alejandra Rios se levantó temprano como es habitual para ir a trabajar. Como todo se encontraba tranquilo, no dudó en salir de su apartamento ubicado en el edificio Teresa de la urbanización Palma Real hacia su lugar de labores.

Rios llega a su hogar al mediodía. Minutos después escucha gritos provenientes de sus vecinos, asustada se asoma a la ventana para observar lo que sucede: Funcionarios de la Policía de Carabobo rompen el portón y el motor de este del edificio.

Los efectivos logran entrar a las residencias en conjunto con el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales Y Criminalisticas (CICPC), Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y la Guardía Nacional Bolivariana (GNB).

El CICPC allana las viviendas sin orden de registro, entre ellas la de Alejandra Rios en busca de armamentos. No consiguen nada, ni ella ni su esposo son terroristas como los quieren tildar. Su apartamento fue destrozado, lo desordenaron y le tiraron todas sus pertenencias sin razón alguna. “Ellos llegaron buscando armas. No encontraron nada pero igualmente se llevaron detenido a mi esposo sin tener ningún motivo” dijo mientras aguardaba en las afueras del CICPC de Las Acacias en espera de la liberación de su cónyuge.

Su pareja fue liberada tras permanecer varias horas detenido en el CICPC de Las Acacias. No presenta ningún signo de maltrato. Pese al horror vivido y largo tiempo de incertidumbre, Rios sonríe y abraza a su marido fuertemente aliviada al saber que está bien.

Una sensación de jubilo invade el lugar, aplausos reciben a los liberados. Otros se mantienen tristes, sus familiares todavía permanecen en el lugar. La unidad entre los presentes es palpable, ninguno se retira de la inmediaciones del CICPC hasta que todos los arrestados salgan en libertad.

DETENIDOS 

Al menos 17 detenidos fue el saldo que dejó el allanamiento del CICPC en las residencias localizadas en la urbanización Palma Real. 

Samuel Contreras estudia Fisioterapia en la Universidad Arturo Michelena (UAM). Posee una discapacidad motriz en sus manos. Esto no fue impedimento para que un Guardia Nacional lo interceptara en las adyacencias del edificio Teresa mientras se dirigía a socorrer a unos supuestos heridos que se encontraban en el lugar.

Su madre relata que Contreras acudió al llamado de unos amigos en conjunto con una compañera de clases que además de cursar la carrera de Fisioterapia es licenciada en Enfermería.

Al llegar al sitio se topan con los efectivos. Corren por sus vidas pero estos los alcanzan. Samuel Contreras estuvo retenido por dos horas en la delegación del CICPC en Las Acacias en donde lo fotografiaron, le pidieron sus datos y le retuvieron sus documentos de identidad. El muchacho desconoce el paradero de su amiga.

De los 17 detenidos, 11 salieron en libertad plena. Los restantes siguen en espera de que sean soltados. Sus allegados se mantienen en las afueras del organismo con sentimientos encontrados que van desde el miedo hasta el desespero. Hacen un llamado a las organizaciones sin fines de lucro para que presten su apoyo en estos casos.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.