Foto archivo

Peter Moreno ya cumplió su condena, pero aún está preso. El primer teniente de la aviación, condenado a cuatro años, ocho meses y 20 días de prisión no ha podido sentir la libertad. Desde el 20 de octubre espera la boleta de excarcelación que lo devuelva a su casa con su esposa y sus dos hijas, pero esta no aparece. “Lo condenaron en un juicio injusto porque era inocente y ahora lo recondenan porque no lo dejan salir”

Marilú Vargas, su madre, no deja de exigir justicia y libertad para su hijo. Ella aspira que las personas puedan entender el dolor de una madre cuando tiene un hijo preso.  Por eso, a través de las redes sociales, insiste en su súplica de libertad.

El primer teniente Moreno está preso desde el 12 de febrero de 2015. Aún sigue en Ramo Verde, luego de una pasantía de un año en la cárcel de La Pica, en Maturín, donde lo enviaron pese a que su familia está residenciada en Maracay. Fue condenado por los delitos de instigación a la rebelión y contra el decoro militar.

Marilú Guevara asegura que a su hijo lo sentenciaron injustamente, en un juicio lleno de inventos. “Ni el mejor abogado lo pudo sacar, porque no era un tema legal. Nadie pudo hacer nada, se sabía que a todos los que estaban en ese juicio los iban a condenar porque era una orden presidencial. Porque así funcionan las cosas en este país, con este gobierno, en contra de los militares que no se humillan y que no le hacen caso a las cosas malas que ellos inventan. Van presos siendo inocentes”.

“Pero ya mi hijo pagó su condena”. Marilú Guevara contó que su hijo llevaba tiempo contando los días para salir en libertad. Estaba contento porque faltaba poco para estar en su casa, compartir con su esposa y sus dos pequeñas hijas. Recuerda que Moreno pensaba que le iban a dar su libertad cuando le tocaba, pero no fue así.

La boleta de excarcelación no llega a Ramo Verde. Los familiares han ido reiteradamente a la Corte Marcial en busca de respuestas, sin éxito. Lo que les han comentado extraoficialmente es que están esperando una orden de arriba. Algún empleado se atrevió a asomar que la orden presidencial es que a los del golpe azul no los liberen todavía

Marilú Guevara se queja nuevamente: “Qué orden de arriba si ya él cumplió su sentencia. El golpe azul fue un show para el gobierno, fue un invento, porque cuando los llevaban a tribunales en las afueras habían tanquetas, custodiaban eso como si ellos fueran terroristas. Hicieron un show, un drama de todo eso y ahora que ya mi hijo culminó su sentencia, ahora es otro show, pero otro show calladito, tan callado que cuando van los familiares nadie da respuesta”.

La madre del militar se siente de manos atadas. La impotencia la acompaña y ella lo demuestra. “Yo como madre puedo sentir el sufrimiento de mi hijo, que vive encerrado en esa cárcel y me pregunto por qué: ¿Por qué tanto dolor?, ¿Por qué tanta angustia?, ¿porque este gobierno sin corazón no se pone en mi lugar?, No me parece justo lo que le hacen a mi hijo, ese es el peor de los castigos. ¿Qué le espera a los demás militares que cumplirán su sentencia?. ¿Les irán a hacer lo mismo que a mi hijo que lo engañan con un juicio, lo condenan y lo recondenan, porque después no lo dejan salir?”.

Para Marilú Guevara este es su segundo dolor, porque el primero fue cuando condenaron a su hijo, aún sabiendo que era inocente. Hoy ella revive ese dolor, se ha multiplicado porque habiendo pagado la condena Peter Moreno sigue preso.

La madre del militar pidió a los venezolanos que la ayuden a alzar su voz para que su hijo pueda salir en libertad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.