(Foto AFP)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Luisa Roa estaba cansada. Caminaba lento y quejándose por la avenida Bolívar de Valencia. También se le veía preocupada. Necesitaba sacar dinero de su cuenta de ahorros para poder pagar por un kilo de harina de maíz en la bodega de su comunidad. Ya había recorrido ocho cajeros automáticos sin suerte. Ninguno tenía fondos disponibles. La escasez de efectivo continúa. ¿La causa? Billetes que llegan a los bancos son insuficientes.

Las cuentas no cuadran. Cerca de dos millardos de bolívares diarios llegan en los camiones blindados a Carabobo para cada una de las 10 empresas bancarias instaladas en la región. Parece una cifra alta, pero no es así. Ese dinero debe repartirse entre los 340 telecajeros que hay en la entidad, de acuerdo a una fuente interna de la Asociación Bancaria de Venezuela.

La solución ante este problema que desajusta los hábitos de consumo de la población, ya irregulares por la escasez de productos, es que desde el Gobierno se incremente la emisión de billetes de más alta denominación y la salida de circulación de los de menor, que no tienen ningún poder de compra, debido al incremento consecuente de los índices inflacionarios.

El problema de la insuficiencia de monedas persiste en el país. Carlos Náñez, profesor de Teoría y Política Monetaria, en la Universidad de Carabobo (UC), explicó que aunque los cajeros fueron calibrados para dispensar las especies del nuevo cono monetario, aún está representado en 32% por unidades de 100 bolívares.

El billete de 20 mil apenas significa 13% del cono monetario, con lo que es imposible que la economía se mantenga equilibradamente. A esto se le suma que en diciembre esa unidad habrá perdido todo su valor a un año de su estreno. Esto debido a que la proyección para el cierre económico de 2017 la inflación se de 1300%, con lo que el poder de compra del billete de mayor denominación en el país sea de mil 420 bolívares.

En Fedecámaras Carabobo es una situación que preocupa. Su presidente, Carlos Luis González Wolf,  explicó que la cantidad de billetes que dispensan los cajeros sigue siendo la misma. La capacidad de almacenamiento de los equipos no ha cambiado, pero el valor de la moneda sí. Lo que ocasiona que cada vez se compre menos con lo que se sustrae del equipo electrónico.

A eso se le suma los 18 aumentos salariales en los últimos cuatro años que significa la necesidad de más dinero en la calle del que se cuenta. “Tampoco ha llegado la cantidad de moneda nueva que fortalezca el cono monetario anunciado desde diciembre de 2016”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.