Smolansky (Foto archivo)

David Smolansky, alcalde destituido de El Hatillo y condenado a 15 meses de prisión por no impedir los bloqueos de vías durante las protestas antigubernamentales, logró escapar de Venezuela haciéndose pasar por ayudante de un cura.

Su huida no fue improvisada. Ya había estudiado al menos siete rutas de salida durante los días que estuvo en la clandestinidad para evitar ser un preso político más.

Smolansky reveló nadie en su familia sabía dónde estaba, y a veces no cenaba, pero nunca pasó hambre. Con una aplicación podía conectarse a internet de manera segura. Se informaba, veía deportes, leía, escribía, rezaba.

El gobierno había difundido su foto. Entonces se afeitó la barba, se puso gafas y decidió actuar de ayudante de cura con acento colombiano. Dijo que una vez, un guardia le preguntó qué hacía cerca de la frontera y le respondió: “soy seminarista y quiero ayudar a gente que no tiene comida”. Mientras el efectivo le contestó: “eso es muy importante, aquí está faltando mucho la comida”.

Al final viajó 1.300 km hasta Brasil.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.