Foto AP

La crisis sociopolítica que ha dejado cerca de 200 muertos en Nicaragua se debe a que el país sufre una invasión de espíritus malignos, informó hoy la primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Según Murillo, la paz se ha extraviado por esta invasión de malos sentimientos, invasión de odio que hemos tenido y que tenemos que ver y reconocer como invasión de malignidad, de espíritus que no son positivos, de espíritus malignos que quieren el mal, y quieren que reine el mal en Nicaragua.

La vicepresidenta de Nicaragua es conocida por su supuesta afición al esoterismo y por su alegada creencia de que existe otro plano de vida después de la muerte, sin embargo, en su alocución de este lunes pidió por la paz tanto a la religión Católica como a la Evangélica.

Murillo pidió a Dios “que cese esa mano diabólica que se mueve en nuestro país, y que niega la vida”.

Horas antes, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia había reiterado sus acusaciones contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega y Murillo, de ser responsables de las muertes, debido a su negativa a ordenar el cese de la represión contra “un pueblo desarmado”.

Hoy se cumplen dos meses desde que Nicaragua vive la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.