COMPARTE

EFE

La embajadora de Estados Unidos en Uruguay, Kelly Keiderling, afirmó que a su país le interesa saber “qué va a pasar con Diyab”, uno de los exreos de Guántanamo acogidos en Uruguay que se encuentra en huelga de hambre hace aproximadamente un mes en señal de protesta.

Las declaraciones, que fueron publicadas este miércoles por el medio local Teledoce, se dan al mismo tiempo que Jihad Ahmad Diyab, uno de los seis exreos de Guántanamo acogidos en Uruguay, se encuentra en estado de inconsciencia a raíz de la huelga de hambre que lleva a cabo hace cerca de un mes.

Diyab, que no consume alimentos ni ingiere líquidos, exige con su protesta que los Gobiernos de Uruguay y Estados Unidos intercedan para que se pueda reunir con su familia en otro país, preferentemente árabe.

En este sentido, la embajadora afirmó este miércoles al medio local que “la mayoría de los temas alrededor de Diyab los lleva el Gobierno uruguayo” y aseguró que su país “no puede garantizar que estos expresidiarios sean personas que no vayan a causar problemas”.

Asimismo, Keiderling declaró que dejarán en manos de las autoridades uruguayas la negociación que tiene como objetivo poder conseguir otro país donde alojar a Diyab.

El pasado viernes, el sirio manifestó a la prensa a través de un interlocutor que su situación de salud se encontraba en estado delicado y denunció la responsabilidad de Uruguay y Estados Unidos de tal situación.

“Mi situación de salud está muy precaria, estoy mal, mi energía está muy baja y yo responsabilizo personalmente al Gobierno de EE.UU. y también al de Uruguay si yo muero”, aseveró el expresidiario que hoy entró en un “coma superficial” y está en estado de deshidratación.

Por su parte, el vicecanciller de Uruguay, José Luis Cancela, afirmó hoy ante la prensa que el titular de la cartera de Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, “está preocupado” por la situación del exreo, por lo que está llevando adelante gestiones para alcanzar una solución.

En ese sentido, afirmó que el canciller, actualmente en Nueva York, en preparación de la visita del presidente Tabaré Vázquez a la Asamblea General de las Naciones Unidas, está procurando en el “más alto nivel” que otros países accedan a acoger a Diyab para satisfacer en lo posible sus reivindicaciones.

“Lamentablemente hasta el momento no hemos tenido ninguna respuesta positiva”, indicó Cancela.

Kiederling, por su parte, explicó que es “difícil” cerrar la cárcel de Guantánamo y que, aunque han tenido “éxito”, “quedan unas cuantas docenas de refugiados”.

Diyab, junto a otros tres sirios, un tunecino y un palestino fueron acogidos en Uruguay en diciembre de 2014 como parte del compromiso del entonces presidente uruguayo, José Mujica (2010-2015), de colaborar con su par estadounidense, Barack Obama, en el plan de cierre de ese penal.

En este sentido, la embajadora afirmó que, la clausura de la cárcel de Guantánamo, “será un esfuerzo de la Administración del presidente Obama hasta el último día”. 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.