COMPARTE

EFE

Luka Modric, en un
arranque de magia y genialidad, dio tres puntos a Croacia gracias a un tanto
espectacular que acabó con Turquía
(0-1) y encumbró a un jugador mayúsculo que
comenzó la Eurocopa con una exhibición con la que derrotó al conjunto otomano.



Modric, solo Modric, fue capaz de desatascar un encuentro que hasta su golazo,
en el minuto 41, estaba muy apagado, sin casi ocasiones para ninguna de las dos
selecciones, ambas prácticamente sin ideas a lo largo del primer acto.

El jugador del Real Madrid también estaba casi fuera de combate, sin apenas
relevancia en el juego por culpa de la tela de araña que montó Fatih Terim en
su zona del campo.

Pero jugadores como Modric solo necesitan un instante de inspiración para
agitar los partidos. Es lo que tienen los genios y Modric lo es. Aunque no tocó
la pelota en los primeros 45 minutos todo lo que debería, siempre lo hizo bien.
Y, en muchas ocasiones, acabó en el suelo por las faltas turcas. Así intentaron
anularle.

Hasta que se paró el tiempo con su volea en el minuto 41, sólo Mario Mandzukic
y Milan Badelj, con dos disparos inocentes, consiguieron disparar entre los
tres palos de la portería de Volkan Babacan, que no tuvo problemas para detener
la inocencia balcánica.

Croacia, con casi toda la posesión del balón, era incapaz de inquietar al
cuadro otomano, que, con Arda Turan desaparecido en combate (preocupante su
estado de forma), sólo apareció con la alegría de Hakan Çalhanoglu y con un
cabezazo clarísimo de Ozan Tufan que se encontró casi sin querer Danijel
Subasic.

Esa ocasión pudo cambiar el partido. Si Tufan hubiera estado más acertado,
Croacia, por detrás en el marcador y sin ideas, habría sufrido muchísimo.
Habría sido injusto, porque los hombres de Terim estaban tranquilos pero
apáticos. Croacia no iba bien, pero, por lo menos, quería.

Entonces, cuando el descanso estaba al caer, apareció Modric para crear la
fotografía de la jornada. El croata recogió un balón desde 25 metros y, con una
volea espectacular, batió a Babacan, que tal vez pudo hacer algo más para evitar
el tanto.

Terim reaccionó en el descanso sacando al terreno de juego a Volkan Sen y, pese
a unos primeros impulsos esperanzadores para los turcos, el cambio no afectó al
juego y Croacia tomó rápidamente el mando del partido con algo más de
verticalidad.

Fruto de ese dominio, Darijo Srna dispuso de dos ocasiones seguidas muy claras.
En la primera, mandó una falta al larguero. En la segunda, no tuvo puntería
cuando tenía toda la portería para rematar el balón.

Entonces, Terim se cansó de Arda Turan y le sentó en el banquillo con media
hora de juego por delante. Al jugador del Barcelona se le notó la inactividad
de todo el curso. Necesita una pretemporada completa para poder enfrentarse a
partidos de esta intensidad.

Sin él sobre el campo, Turquía aumentó un punto sus revoluciones. Croacia, que
por fin se había convertido en un equipo con Modric al mando de las
operaciones, sufrió algunos de los empujones del cuadro otomano, que, sin
embargo, no tuvo ocasiones claras.

Croacia sí dispuso de más y pudo aumentar su renta, pero de nuevo el larguero
se interpuso en su camino hacia el segundo gol. Tras Srna, fue Perisic quien
estrelló un cabezazo en un poste de la portería turca a falta de veinte minutos
para que se parase el reloj.

Después, Babacan salvó un remate de Marcelo Brozovic y a partir de ahí,el
choque sufrió constantes interrupciones hasta el final.

Croacia supo aguantar su ventaja y Turquía acabó perdiendo por culpa de Luka
Modric, que quiere hacer algo grande con su selección en esta Eurocopa para
repetir la gesta de la Croacia de Suker, que fue tercera en el Mundial de 1998.
De momento, va por buen camino. En su estreno, fue ‘Magico’ Modric.


UN AFICIONADO SE CUELA EN
EL TERRERO DURANTE EL FESTEJO DE MODRIC

Un aficionado croata logró
colarse en el césped del Parque de los Príncipes cuando Luca Modric festejaba
el primer gol de Croacia contra Turquía.

Vestido con la camiseta de damero rojiblanca típica de Croacia, el aficionado
burló la vigilancia de los empleados de seguridad que rodean todo el campo.

En el momento en el que Modric se acercaba a la banda donde se concentraba una
parte de los aficionados de su selección, el aficionado saltó al campo y
durante unos segundos festejó el gol junto a los jugadores.

Posteriormente, fue sacado de la melé de jugadores pero logró escapar y volver
a las gradas, donde fue ocultado por otros aficionados. 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.