COMPARTE

Dayrí Blanco / @DayriBlanco07

La vida de Luciano Pinto y su esposa Esther cambió durante el último año. Ya no son de clase media. No importa que tengan casa y carro propio, ni que como profesionales de la ingeniería  hayan trabajado por más de 30 años. El dinero ya no les alcanza y son parte de ese 81% de la población venezolana considerada pobre al no poder comprar lo necesario para su alimentación. En el país la crisis económica es tan aguda que se hace imposible diferenciar estratos sociales.

Ambos son pensionados. Con la renta que recibían al mes era suficiente para comer, pagar las medicinas y seguir ahorrando. Eso les permitía ir con frecuencia al apartamento en la playa que lograron adquirir hace 20 años. también solían viajar al exterior una vez al año. Ahora son lujos que han quedado excluidos de sus posibilidades presupuestarias. Son pobres recientes así como el 34% que dejó se ser de clase media entre 2014 y 2015.

El caso de esta familia encaja perfectamente en el estudio de la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) 2015. Mariela Hernández, directora del análisis que se realiza anualmente entre las universidades Central de Venezuela y Católica Andrés Bello y la Fundación Bengoa, explicó que de acuerdo a hábitos alimenticios, hasta 2014 se podía clasificar a la población en estrato socio-económico bajo, medio y alto. Pero ya en Venezuela no hay clases sociales. Se es o no pobre, solo eso.

El estudio reveló que 28% de los venezolanos, que es igual a 8,4 millones de personas, están en el umbral de pobreza extrema, 19% (5,7 millones) son pobres no extremos y 34% (10,2 millones de personas) son nuevos pobres. Solo 19% de la población (5,7 millones de personas) son considerados como no pobres.

Crisis humanitaria

Pero eso no es todo. La mitad de los venezolanos no tiene los recursos para comer. Y si los tuviera tendría que hacer colas inmensas con garantías limitadas de conseguir los alimentos que necesita. “Es un caldo de cultivo perfecto para que las enfermedades empeoren mucho más y para la propagación de diabetes tipo 2, obesidad, enfermedades cardio vasculares, y todos los tipos de inmunodepresión que provocan vulnerabilidad a enfermedades transmisibles”.

Marino González, profesor de la Universidad Simón Bolívar, fue tajante: estamos en crisis humanitaria y emergencia económica y social. Pero no se trata de una situación común sino de las mayores del mundo en este momento.

Hay países como Nigeria y Angola con las mismas condiciones petroleras de Venezuela que no han logrado diversificar su economía y están discutiendo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) opciones para salir de la crisis que obliga a sus gobiernos a establecer cambios en las economías.

“Pero en Venezuela tenemos un Gobierno ajeno a esto, que no va a tomar ninguna medida que contribuya a solucionarlo porque significa un cambio total en la manera como el país se ha conducido en los últimos 17 años”.

Eso trae un efecto en la destrucción económica caracterizada en alejamiento de las inversiones, persecución del sector privado, violación de derechos de propiedad, aniquilación de los hilos constitucionales y perjudica las condiciones de vida de la población que está en su peor momento en la historia del país.

La propuesta de González es la instauración de una economía de mercado abierta, con un Estado que funcione, libertad para invertir y producir, e incentivos en cadena de productos en todas la áreas. “El Gobierno creía que el Estado lo podía todo al controlar el petróleo y eso es falso”. En Venezuela se destina menos de un dólar per cápita en tecnología, mientras que México invierte 700 dólares, Costa Rica 600 y El Salvador 50. “Tenemos el peor empobrecimiento de América Latina. Se nos va a morir el país”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.