COMPARTE

Venezuela atraviesa una profunda crisis humanitaria. Debido a
la grave escasez de medicamentos e insumos médicos, para muchos venezolanos es
sumamente difícil obtener atención médica esencial. Y la escasez severa de
alimentos y otros artículos son un obstáculo para que muchas personas tengan
una nutrición adecuada y atiendan las necesidades básicas de sus familias.  Así lo destaca un  informe de la organización Human Rights Watch
(HRW).

Hasta el momento, la respuesta del gobierno venezolano ha
sido absolutamente inadecuada. Las autoridades niegan la existencia de una
crisis: No han articulado ni implementado políticas efectivas para mitigar la
crisis por su propia cuenta, y han realizado acciones muy limitadas para
obtener la asistencia humanitaria internacional que podría mejorar
sustancialmente los resultados de sus limitados esfuerzos, cita el texto.

Más adelante el 
informe asegura que el gobierno venezolano ha perseguido a quienes
criticaron sus ineficientes esfuerzos para abordar la grave crisis de escasez
de medicamentos esenciales y comida que existe en el país.

Human Rights Watch analizó el alcance y el impacto de esta
crisis a través de investigaciones realizadas en el terreno en seis estados y
en la capital del país, Caracas, en junio de 2016, y posteriores entrevistas
por vía telefónica y otros medios. “Visitamos hospitales públicos y distintos
lugares donde personas formaban fila para comprar alimentos sujetos a los
controles de precios impuestos por el gobierno. Entrevistamos a más de 100
personas, entre ellos médicos, enfermeras, personas que intentaban obtener
asistencia médica o alimentos sujetos a control de precios, personas que habían
sido detenidas en relación con protestas por la escasez, defensores de derechos
humanos y especialistas en salud pública, precisaron sus representantes a
través de su portal Web.

“Nuestros hallazgos coinciden con los de organizaciones
profesionales del sector de salud, académicas que han realizado encuestas sobre
el impacto y la gravedad de la escasez de alimentos, y organizaciones no
gubernamentales venezolanas. Informes internos del Ministerio de Salud
venezolano que fueron consultados por Human Rights Watch indican que las tasas
de mortalidad infantil y materna correspondientes a 2016 son significativamente
superiores a las informadas en años anteriores”.

El texto destaca que según profesionales de la salud
entrevistados por Human Rights Watch, las condiciones insalubres y la falta de
insumos médicos en las salas de parto de hospitales son factores que inciden
significativamente en el marcado incremento de las tasas de mortalidad infantil
y materna.

El gobierno venezolano ha insistido en restarle gravedad a
esta crisis, y no hay indicios de que haya actuado con suficiente premura para
mitigarla. En junio de 2016, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, se
dirigió al Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos
(OEA) en los siguientes términos: “No hay crisis humanitaria en Venezuela. No
la hay. Lo afirmó con toda responsabilidad”. Ese mismo mes, la ministra de
salud, Luisana Melo, dijo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
(CIDH) que “en general, a la población venezolana se le garantiza su
tratamiento para todas sus enfermedades”.

El gobierno solamente ha realizado acciones limitadas para
obtener asistencia internacional, y estas no han aliviado la crisis satisfactoriamente.
A su vez, ha rechazado una iniciativa de la Asamblea Nacional para facilitar la
provisión de asistencia adicional.

Escasez de medicamentos e insumos médicos

El sistema de salud de Venezuela está inmerso en una escasez
de medicamentos y otros insumos médicos básicos que generó un marcado deterioro
de la calidad y la seguridad de la atención en los hospitales que fueron
visitados por Human Rights Watch. Esta escasez se ha agravado desde 2014, según
entrevistas con profesionales de atención de la salud y pacientes e información
publicada por organizaciones profesionales, académicas y no gubernamentales.

Human Rights Watch entrevistó a 20 profesionales de la salud,
incluidos médicos y personal de enfermería, que trabajaban en 10
establecimientos (ocho hospitales públicos, un centro de salud en la frontera
con Colombia y una fundación que brinda servicios de salud a pacientes).

Escasez de alimentos y artículos de primera necesidad

Existe en Venezuela una severa escasez de artículos de
primera necesidad, incluso de alimentos. Se torna cada vez más difícil para
muchos venezolanos —sobre todo para las familias con menores ingresos o con
ingresos medios que dependen de los bienes sujetos a los precios máximos
fijados por el gobierno— lograr una nutrición adecuada.

Los investigadores de Human Rights Watch observaron que se
forman largas filas cada vez que los supermercados reciben productos regulados.
Varias personas que hacían fila para obtener alimentos explicaron a los
investigadores que estaban intentando comprar unos pocos artículos que se
venden a los precios máximos fijados por el gobierno, como arroz, pasta y la
harina que se utiliza para preparar el plato típico nacional, las arepas.
Muchas veces, los supermercados se quedaban sin la limitada mercadería mucho
antes de haber atendido a todas las personas que estaban en la fila.

La respuesta del
gobierno a la escasez

El gobierno venezolano ha solicitado algo de ayuda
humanitaria internacional, pero solamente en forma limitada. Hasta el momento,
las políticas propuestas por el gobierno y sus esfuerzos limitados por obtener
ayuda internacional han estado lejos de proporcionar las soluciones necesarias
para aliviar la escasez. Sin embargo, el gobierno venezolano no parece haber
intentado obtener asistencia adicional que podría estar disponible en forma
inmediata. Por el contrario, el gobierno ha negado enfáticamente la magnitud de
la necesidad de asistencia y ha frenado una iniciativa de la Asamblea Nacional,
donde actualmente hay mayoría opositora, para solicitar ayuda internacional.

Human Rights Watch no tiene conocimiento de que haya ni un
sólo programa de asistencia en salud a gran escala de ninguna organización no
gubernamental internacional que actualmente aborde la crisis médica en
Venezuela. La organización ha mantenido conversaciones confidenciales con cinco
personas que trabajan para varias importantes organizaciones no gubernamentales
humanitarias y una que trabaja para las Naciones Unidas, y estas han expresado
que han debido sortear graves obstáculos para trabajar en Venezuela durante la
actual crisis.

Recomendaciones al
gobierno

Para HRW el Presidente Maduro y su gobierno deberían adoptar
medidas inmediatas y efectivas para abordar la crisis humanitaria en Venezuela.
Concretamente. Además debería formular e implementar políticas efectivas
destinadas a abordar la crisis en el sector de salud y la escasez de alimentos
en Venezuela, y dar a conocer públicamente tales políticas.

Proporcionar periódicamente datos estadísticos actualizados
sobre indicadores de salud básicos, entre ellos las tasas de mortalidad materna
e infantil;

Asegurar que los partidarios del gobierno a quienes se les
delega la distribución de alimentos y otros artículos sujetos a los precios
máximos fijados por las autoridades no discriminen a opositores políticos o
críticos; y

Explorar activamente más oportunidades para asegurar ayuda de
organismos internacionales que proveen asistencia humanitaria para mitigar el
sufrimiento de los venezolanos que no tienen acceso adecuado a medicamentos,
insumos médicos, tratamiento médico y alimentos; y facilitar la implementación de
aquellos programas ofrecidos por estas organizaciones.

Para leer el informe completo haga clic aquí

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.