AFP

El juicio contra el
astro argentino Lionel Messi y su padre por un millonario fraude fiscal empezó
este martes en Barcelona sin la presencia del jugador, que se excusó por una
lesión lumbar a una semana de su primer partido en la Copa América.

El futbolista del
FC Barcelona y su padre Jorge Horacio no declararán hasta el jueves como
acusados de defraudar 4,16 millones de euros (4,63 millones de dólares) al
fisco español, procedentes de los derechos de imagen del futbolista entre 2007
y 2009.

El proceso se
centró este martes en las cuestiones previas. La defensa alegó que se habían
vulnerado los derechos fundamentales de sus clientes durante la investigación y
denunció la fuerte presión del fisco sobre Messi, que recibió 21 inspecciones
en dos años, pero sus argumentos fueron rechazados.

La sesión tuvo que
ser aplazada al cabo de una hora de empezar por la incomparecencia de los
testigos previstos: la madre del futbolista, que se acogió a su derecho a no
declarar, y los representantes de las empresas de la presunta red defraudadora.

Se reanudará el
miércoles por la mañana con interrogatorios a testigos y peritos antes de la
declaración el jueves de los dos acusados, Lionel y Jorge Horacio Messi,
ausentes este martes.

Sus abogados
explicaron que la intención del futbolista era acudir al juicio pero no pudo
debido al golpe en la espalda sufrido la semana pasada en su último amistoso
con la selección argentina de preparación para la Copa América Centenario, que
comienza el viernes.

La ausencia del
astro argentino no evitó una fuerte expectación mediática: periodistas,
fotógrafos y cámaras de televisión de países tan lejanos como China, Catar y
por supuesto Argentina, se agolpaban a la entrada del juzgado.

La acusación
reclama para los dos una multa equivalente a la cantidad defraudada y 22 meses
y medio de prisión. Al no tener antecedentes judiciales muy probablemente no
tendrían que cumplir la pena de cárcel.

Después de ganar la
Liga y la Copa del Rey en España con el Barça, el quíntuple ganador del Balón
de Oro se enfrenta así ahora a este escándalo extradeportivo que lo persigue
desde junio de 2013.

Después volverá a
unirse a sus compañeros de selección para disputar la Copa América Centenario
en Estados Unidos, donde la albiceleste jugará su primer partido el 7 de junio
contra Chile.

“NO
SÉ LO QUE FIRMO”

Se espera que la
declaración del astro, de 28 años, sea similar a la que hizo hace casi tres
años ante la jueza de Barcelona que instruyó la investigación.

“Firmé las
cosas, pero nunca miro los contratos. No sé lo que firmo”, había declarado
el futbolista en septiembre de 2013 ante la magistrada, según fragmentos de
dicha declaración publicados el lunes por el barcelonés Periódico de Cataluña.

Según esta información,
la juez había mostrado varios contratos de patrocinio firmados por Messi que
éste no consiguió recordar. “Nunca miré el tema del dinero. Es algo que
maneja mi papá. Y confío en él. Yo me dedico a jugar a fútbol”.

Él y su padre están
acusados de haber organizado una red de empresas pantallas en Belice y Uruguay,
considerados paraísos fiscales en aquella época, para esconder esos ingresos.

Hasta ahora los
Messi se han esforzado por desvincular al jugador de la gestión económica de su
fortuna y cargar toda la responsabilidad en Jorge Horacio, padre del
futbolista.

La fiscalía dio por
buena esta versión y reclamó el sobreseimiento de la causa contra el jugador
pero la abogacía del Estado, representante de la Hacienda española, decidió
mantener la acusación.

Estos escándalos no
parecen sin embargo haber dañado en lo más mínimo la popularidad del
futbolista, considerado por la revista Forbes uno de los cuatro deportistas más
ricos del mundo con ingresos anuales de 64,7 millones de dólares.

Ni la Asociación
del Fútbol Argentino ni el FC Barcelona, objeto también de un procedimiento
judicial por el turbio fichaje del brasileño Neymar, dudaron en ningún momento
de la inocencia del jugador.

La afición tampoco
le retiró su apoyo y sigue coreando con fuerza su nombre en cada partido en el
Camp Nou.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.