EFE

El serbio Novak Djokovic, primer cabeza de
serie, exhibió confianza y jerarquía ante el croata Borna Coric
en su estreno
en el torneo de tenis de Madrid, ciudad en la que compareció este miércoles por
primera vez desde el año 2013, cuando cayó en su estreno ante el búlgaro Grigor
Dimitrov.

Con la solidez que le faltó entonces, el balcánico inició la captura de su
vigésimo noveno título de Masters 1.000 con una victoria (6-2 y 6-4) que además
le reporta su primer éxito de la temporada sobre tierra batida.

Derrotado en su estreno en Montecarlo por el checo Jiri Vesely, el campeón en
Doha, Abierto de Australia y de los Masters 1.000 de Indian Wells y Miami
esquivó esta vez en Madrid el tropiezo e inauguró su contador de triunfos sobre
polvo de ladrillo.

El público anfitrión celebró, sin embargo, cada error del serbio, señalado como
el rival a batir. Imperturbable ante la reacción adversa del graderío, el
número uno lució su habitual fiabilidad desde el fondo de la pista y se valió
de los errores no forzados de su oponente para caminar con determinación hacia
la tercera ronda.

Una rotura del saque del croata, asentado a sus 19 años en el puesto número 40
de la clasificación de la ATP, en el cuarto juego del primer set le acercó a la
conquista de la primera manga.

Una más, la tercera, en el décimo y definitivo juego del segundo parcial,
determinó el acceso a octavos de final del poseedor de once Grand Slam tras una
hora y 18 minutos de batalla.

En el camino hacia su segunda conquista en la Caja Mágica, donde venció
únicamente en 2011, Novak Djokovic se encontrará con el español Roberto
Bautista Agut, verdugo este miércoles de su compatriota Feliciano López en el
encuentro que abrió la jornada en el estadio Manolo Santana.

La altitud, un condicionante para los tenistas, se ajusta a las características
de Bautista Agut, quien en rueda de prensa reconoció que se siente
“cómodo” en la capital española, donde en 2014 encontró su techo en semifinales.

“Espero jugar bien y ponérselo difícil a Djokovic”, advirtió el
castellonense, quien por segunda temporada consecutiva repite en la tercera
ronda del torneo madrileño. El pasado año le frenó el japonés Kei Nishikori y
esta vez le aguarda el número uno del mundo.

Con el recuerdo del choque que ambos protagonizaron en la cuarta ronda del
Abierto de los Estados Unidos, en el que el español “disfrutó” de la
sensación de competir en el escenario principal de Flushing Meadows, afrontará
el duelo Bautista Agut.

“Me gustaría volver a sentir esas sensaciones otra vez. Me quiero sentir
libre, sin presión. Intentaré hacer mi tenis y disfrutar de la siguiente ronda.
Eso es todo”, remarcó. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.