EFE

 La presidenta de
Brasil, Dilma Rousseff, viajó este sábado hacia Estados Unidos, donde será
recibida por su homólogo Barack Obama y tratará de insuflar confianza a inversores
y agentes financieros, ante el delicado momento de la economía brasileña.

El viaje oficial de Rousseff a Estados Unidos estaba
postergado desde hace casi dos años, cuando se denunció que las agencias de
inteligencia estadounidenses espiaban sus comunicaciones personales.

Rousseff reaccionó con vehemencia, canceló una visita de
Estado que tenía previsto hacer a Washington a mediados de 2013 y enfrió la la
relación con Estados Unidos, hasta que pasó la página de ese episodio en abril
pasado, cuando se encontró con Obama en el marco de la Cumbre de las Américas
celebrada en Panamá.

Hace dos años, la economía brasileña y el enorme mercado
interno del país todavía eran la meca de muchos inversores internacionales, que
veían en el país un enorme potencial de negocios.

La situación actualmente es completamente diferente y, tras años de
bajo crecimiento, la economía brasileña está al borde de una recesión y todas
las proyecciones indican que se contraerá este año al menos un 1,2 %.

En ese escenario, fuentes oficiales brasileñas no ocultan
que uno de los objetivos de la visita a EE.UU. es explicar las medidas que el
Gobierno ha adoptado para intentar enderezar el rumbo económico y recuperar la
confianza de los inversores.

Por eso mismo, no es casual que Rousseff haya decidido
comenzar su visita en Nueva York, donde durante el domingo y el lunes tendrá
reuniones con empresarios y agentes financieros y recibirá a Henry Kissinger,
un veterano político con gran influencia en los círculos de negocios.

El subsecretario de Política de la Cancillería brasileña,
Carlos Paranhos, explicó que en esas reuniones Rousseff expondrá el severo
ajuste fiscal que ha adoptado su Gobierno y también un vasto plan de
infraestructuras, con el cual busca inversiones calculadas en unos 64.000
millones de dólares para los próximos cuatro años.

Fuentes oficiales dijeron a Efe que el mensaje de Rousseff a
los hombres de negocios incluirá el “compromiso” de que los
escándalos de corrupción en la estatal Petrobras, que salpican a muchas de las
mayores empresas privadas del país, no supondrán riesgos para la seguridad
jurídica de los inversores.

Sin embargo, el caso Petrobras estará entre las
preocupaciones de la presidenta, sobre todo después de que la revista Veja
publicó hoy que un empresario detenido por ese asunto denunció que donó dinero
proveniente de la corrupción para la campaña que el año pasado llevó a la
reelección de Rousseff.

 

Tras su escala en Nueva York, Rousseff tendrá la noche del
lunes un primer encuentro con Obama, que la recibirá con una cena de gala en la
Casa Blanca, que será escenario de una reunión de trabajo que ambos mandatarios
tendrán el martes.

En el encuentro con Obama serán tratados asuntos de
cooperación en las áreas de energía, defensa, comercio, economía, educación,
ciencia y tecnología, infraestructuras y medio ambiente, que será objeto de una
declaración conjunta de cara a la Cumbre sobre Cambio Climático que se
celebrará en París en diciembre próximo.

También harán un repaso de la agenda global y regional, con
especial interés en la reforma de las Naciones Unidas y asuntos
latinoamericanos, entre los que figurará la tensa situación política en
Venezuela.

En Washington, tras su cita con Obama, Rousseff tendrá otro
encuentro con empresarios y luego viajará hacia San Francisco, donde el
miércoles visitará el “Valle de Silicio”, donde se asientan las
principales compañías de tecnología del mundo.

Allí conocerá las instalaciones de Google y se reunirá con
empresarios del sector tecnológico, a quienes también presentará las
oportunidades que Brasil ofrece para la inversión en esa área.

En San Francisco visitará además la Universidad de Stanford,
donde será recibida por la exsecretaria de Estado Condoleezza Rice, catedrática
de esa institución, y también conocerá un centro de investigación de la agencia
espacial estadounidense NASA.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.