COMPARTE

EFE

 El expresidente colombiano
Álvaro Uribe afirmó este lunes en la frontera con Venezuela que el mandatario
de ese país, Nicolás Maduro, infunde contra los colombianos un odio comparable
al de Hitler contra los judíos
, y por eso casi un millar de ciudadanos han sido
deportados en cuatro días.

“Así como Hitler infundió odio contra los judíos
diciendo que eran la base del mal y una raza inferior y todo terminó con el
asesinato de seis millones de judíos, la dictadura castro-chavista de Venezuela
está dedicada a infundir odio contra el pueblo colombiano llamando a nuestras
mujeres prostitutas y a nuestros compatriotas paramilitares”, dijo Uribe
en un discurso desde el puente que une Colombia y Venezuela en la ciudad de
Cúcuta.

En el discurso, en el que fue apoyado por varios centenares
de personas que permanecen en el puente que fue cerrado en la medianoche del
pasado miércoles, el exmandatario mostró su solidaridad con los al menos 861
colombianos que han sido deportados desde Venezuela en los últimos días, cuando
Maduro decretó un estado de excepción en parte del estado fronterizo de
Táchira.

Asimismo, envió un pedido a la comunidad internacional y al
Gobierno de Colombia
para que intervengan ante esta situación.

En opinión del senador Uribe, los ciudadanos colombianos
deportados han sido “despojados en su pobreza humillada”, puesto que
muchos de ellos han tenido que dejar Venezuela sin llevar ninguna de sus
propiedades y tienen “sus casas marcadas como jaulas de animales”.

Además, expresó su solidaridad con los venezolanos de la
oposición “torturados y encarcelados”.

“Esta es una voz de alerta, ahora nuestra preocupación
es cuanto va a durar la dictadura castro-chavista de Venezuela”, afirmó
Uribe, que recordó que los “gulags” soviéticos estuvieron presentes
durante más de 70 años.

Durante su discurso, Uribe abogó por “una frontera
libre” en el que haya “libre tránsito de personas trabajadoras”
y recordó que Colombia es signatario de tratados internacionales que dicen que
“ningún país en ejercicio de soberanía puede tratar injustamente a los
ciudadanos de otro”.

Precisamente, tras el cierre de la frontera, la canciller
colombiana, María Ángela Holguín, afirmó el pasado jueves que esa era una
“decisión soberana”.

Posteriormente, el Gobierno colombiano ha endurecido su
posición y ha pedido que se “respete la integridad y los derechos
humanos” de los colombianos que viven en Venezuela.

Por último, Uribe hizo un llamado a la comunidad
internacional y a los delegados y observadores para que vayan a las elecciones
parlamentarias que celebrarán en Venezuela en diciembre “no como turistas
que visitan Caracas”, sino para trabajar y desvelar las posibles
irregularidades que puedan darse.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.