AFP

Hace varias semanas Josefina presenció una escena que aún la atormenta: una muchedumbre apaleó y quemó vivos a dos presuntos ladrones. La justicia por mano propia crece en Venezuela -uno de los países más violentos del mundo- en un contexto de impunidad.

“Me da escalofríos cuando recuerdo los gritos de dolor de esos muchachos”, contó esta peluquera de 43 años, quien salía de su trabajo al anochecer cuando se topó con ese hecho de violencia en una calle comercial y residencial de Los Ruices, urbanización de clase media del municipio Sucre, al este de Caracas, donde desde el año pasado se ha linchado a supuestos criminales.

“¡Agárrenlo!”, gritan los vecinos al ver un robo con arrebato, y usan el mismo llamado para convocar a los 350 miembros del grupo de Whatsapp “Los Ruices en acción”, para que se atrincheren en las puertas de sus edificios y capturen al asaltante.

William Collins, dirigente vecinal, asegura que la comunidad se organizó para repeler a los malhechores, no para asesinarlos.

“Tenemos que defendernos porque no hay suficiente vigilancia policial”, dijo este abogado de 50 años. “Los linchamientos han surgido espontáneamente”, añadió.

El director de la policía municipal Polisucre, Manuel Furelos, señaló  que no dispone de pie de fuerza para cumplir estándares internacionales de seguridad ciudadana.

“La ONU recomienda desplegar cuatro policías por cada mil habitantes. En Polisucre, al igual que en la mayoría de las policías del país, contamos con la mitad”, explicó.

Adriana Torres, una comerciante de 45 años, no tuvo tiempo de avisar a los vecinos cuando un ladrón le apuntó con una pistola frente a su negocio para robarle el celular a mediados de 2015. “Estoy de acuerdo con que agarren a los malandros (ladrones) porque estamos cansados de la impunidad”, opinó.

A Josefina la atracaron en la misma calle, pero deplora los linchamientos. “No somos Dios para decidir sobre la vida de un ser humano”, sostuvo.

Los hurtos representaron 37,4% de los delitos investigados por la Fiscalía en 2015, siendo el tipo de mayor incidencia en medio de una severa crisis económica.

Un habitante de Los Ruices muestra en su teléfono móvil fotos de hombres desnudos y sangrando en el suelo, amarrados de manos y pies, a la espera de la policía, escenas que se difunden cada vez más en redes sociales.

Cadena de impunidad

A mediados de abril, la fiscal general, Luisa Ortega, informó que su despacho investigaba 26 casos de ajusticiamiento: dos de 2015 y 24 del primer trimestre de 2016, que dejaron 20 muertos y 17 heridos.

Dos semanas después, las cifras se dispararon: 74 expedientes por 37 personas asesinadas y otras tantas lesionadas, según Ortega.

Este año la prensa venezolana ha reportado linchamientos y golpizas contra supuestos criminales en 20 de los 24 estados del país.

“Nadie puede ejecutar linchamientos, aun cuando la persona haya cometido delitos, pues en ocasiones se cometen injusticias”, advirtió la funcionaria.

Ese fue el caso de Roberto Bernal, un cocinero de 43 años que fue golpeado, rociado con gasolina y prendido fuego en Los Ruices por una turba que lo confundió con un ladrón, denunciaron sus familiares. Solo hay un imputado por este asesinato, pese a que según la Fiscalía fue emboscado por un grupo de personas.

La psicóloga social Magally Huggins considera que los linchamientos revelan que la ciudadanía “no percibe garantías de acceso oportuno a la justicia“.

Según el no gubernamental Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), de 70.000 presos que hay en Venezuela sólo 30% están sentenciados, mientras que 68% de los detenidos en 2015 por robo y homicidio eran reincidentes.

La Fiscalía venezolana registró 4.696 asesinatos en el primer trimestre de 2016, por encima del promedio mensual del año pasado, cuando hubo 17.778 homicidios, que equivale a 58,1 víctimas por cada 100.000 habitantes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.