Foto Referencial

El jockey venezolano Renato Arquímedes Rivero Miranda, de 28 años, fue asesinado a tiros en Soledad, municipio del Atlántico, Colombia, donde laboraba como mototaxista. Tenía planes de irse a Perú, donde había conseguido trabajo montando caballos.

De acuerdo con una nota del diario El Heraldo, de Barranquilla, a Rivero Miranda lo mataron de dos tiros en la cabeza mientras se comía un mango que previamente había bajado de un árbol en la esquina de la cuadra de su casa.

Él trabajaba como jockey en su país natal, pero al llegar a Colombia, desde hace dos años, se había dedicado a laborar “en lo que saliera”, desde vendedor de frituras hasta mototaxista, afirmó su pareja, Lucía García, también venezolana.

Rivero Miranda fue baleado a las 2:00 de la tarde del sábado en la transversal 17 con diagonal 50A, en el barrio Villa Lozano, municipio de Soledad.

Lucía relató que su esposo le dijo que iba a la esquina a comerse unos mangos del palo y charlar con los vecinos, como era su costumbre. “Yo estaba en la casa, cuando me fueron a avisar que dos hombres en moto llegaron y le pegaron dos tiros en la cabeza”, relató la mujer. Otra versión señala que se trató de un solo pistolero, quien llegó y escapó a pie.

Rivero Miranda fue trasladado al hospital Materno Infantil de Soledad, donde murió a las pocas horas de haber ingresado, a raíz de la gravedad de las heridas. El reporte de la Policía precisa que fueron dos los tiros que le asestaron en la cabeza: uno le entró por el ojo derecho, y el otro le atravesó la frente.

Rivero Miranda era natural de la ciudad de Punto Fijo, en el estado Falcón, al igual que su esposa, y había vivido la mayor parte de su vida en Valencia, estado Carabobo. El hombre deja tres hijos, los cuales dos son producto de la relación con su actual compañera, quien lleva un año viviendo en Colombia.

Lucía agregó que su esposo le había comentado que se iban a ir para Perú, porque en ese país había conseguido trabajo como jockey.

“Le pedimos a las autoridades de Colombia que investiguen el asesinato de mi marido, porque él no era un tipo de problemas y tampoco tenía enemigos”, señaló la esposa de la víctima con los ojos llorosos.

Agregó que no sabe qué hacer ahora porque Rivero Miranda era el sustento del hogar y ahora que lo mataron no sabe de qué van a vivir ella y sus dos hijos.

Las autoridades aún no han establecido un posible móvil detrás del crimen perpetrado.

Con información de La Nación 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.