Foto Referencial

La comunidad debe saber que aún no han sido suspendidas las eucaristías, señala un comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana, según el cual las autoridades de la Iglesia católica estarán observando la evolución del COVID-19
en el país para tomar decisiones al respecto.

Según el escrito suscrito monseñor José Luis Azuaje Ayala, presidente de la CEV; monseñor Mario Moronta, primer vicepresidente; monseñor Raúl Biord Castillo, segundo vicepresidente de la CEV y  monseñor José Trinidad Fernández, secretario general de la CEV, los sacerdotes deberán diferir los encuentros masivos, asambleas, reuniones religiosas o formativas, así como los actos de piedad y devoción, hasta que haya pasado el peligro
de contagio y las autoridades sanitarias lo indiquen.

En el escrito se insta a la feligresía a observar estrictamente  varias normas. Los jerarcas católicos recomendaron a las personas enfermas o con síntomas de gripe o a las de muy avanzada edad, que se queden en sus casas. “No asistir a las celebraciones litúrgicas propias de la Semana Santa es un acto de caridad”.

A los párrocos pidieron eliminar los recipientes de agua bendita y a los fieles que no toquen las imágenes sagradas, que no se abracen durante el rito de la paz y que reciba la comunión en la mano para evitar incrementar las amenazas de contagio.

A los ministros de la comunión los exhortan a  extremar las medidas de higiene, lavándose
las manos antes y después de las ceremonias litúrgicas. “Se ruega a los
sacerdotes que estén padeciendo alguna afección gripal o respiratoria, que
mientras estén en esta situación, no celebren la Eucaristía con fieles, mucho
menos distribuyan la sagrada comunión o confesar”.

Los sacerdotes confesores, según el comunicado, deberán usar mascarillas o tapa boca cuando ejerzan este ministerio del perdón o cuando lleven la comunión a
los enfermos

Finalmente los jerarcas católicos pidieron al gobierno nacional y a los regionales que doten los hospitales y centros de salud de lo necesario en instrumentos médicos y de protección, para atender a pacientes que presenten el COVID-19.

A los creyentes los exhortaron a  incentivar la oración para proteger al pueblo venezolano de esta pandemia. “El rezo del Santo Rosario en familia y la adoración ante el
Santísimo, son propicios en estos momentos preventivos y de gran preocupación”.

El próximo 19 de marzo, día de San José, patriarca y protector de la Iglesia, convocaron a una gran jornada de oración desde los lugares donde se encuentren los feligreses, pero principalmente en familia, en casa,
para que por su intercesión Venezuela y el mundo entero sea librado de esta
pandemia. “Pedimos la intercesión de la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de Coromoto, en este momento difícil para nuestro pueblo; ella maternalmente nos conduce hacia su Hijo Jesucristo, el Dios de la vida”.

 

Lee el Comunicado de la CEV




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.