COMPARTE

Corea del Norte organizó una masiva movilización en las calles para celebrar el lanzamiento del último misil, informaron este sábado los medios oficiales de Pyongyang, con un despliegue de propaganda que incluyó fuegos artificiales y bailes.

El diario del Partido de los Trabajadores, Rodong Sinmun, publicó en su portada fotografías que muestran a miles de soldados aclamados por la gente en la plaza Kim Il-Sung de Pyongyang, que fue decorada para la ocasión con inmensos retratos de los líderes del país.

“De todo corazón celebramos el exitoso lanzamiento del (misil) Hwasong-15 que muestra a todo el mundo el poder de Corea del Norte y su grandeza”, rezaba una de las pancartas que portaba la multitud.

Corea del Norte probó con éxito un nuevo misil balístico intercontinental, tras el cual el líder Kim Jong-Un dijo que el país alcanzó su meta de convertirse en una potencia nuclear.

El lanzamiento provocó indignación en EEUU, que dijo que el régimen de Kim Jong-Un será totalmente destruido, si su ambición por desarrollar un arsenal de misiles nucleares de largo alcance provoca una respuesta militar.

Kim no asistió a las celebraciones, como es tradición, pero la reunión del viernes congregó a los principales líderes militares, del partido y del Gobierno. “Larga vida al general Kim Jong-Un. que nos trajo el estatuto nuclear”, rezaba otra pancarta.

Por otra parte, un nuevo sismo se produjo este sábado en el sitio donde Corea del Norte realiza sus pruebas nucleares, informó la Agencia Meteorológica de Corea del Sur.

El microsismo, de 2,5 grados de magnitud, se produjo 2,7 kilómetros al noreste del sitio de pruebas de Punggye-ri, en la provincia de Hamgyong del Norte. El sismo fue de origen natural y se cree que se produjo como réplica del sexto ensayo nuclear, dijo la agencia.

Desde que Corea del Norte realizó su sexta prueba nuclear en septiembre, un ensayo subterráneo que ha sido el más poderoso hasta ahora, se han registrado varios sismos menores debido a los daños en las estructuras geológicas, agregó el organismo.

Entonces, los observadores registraron un sismo de 6,3 grados en el lugar, que los expertos surcoreanos creen que fue diez veces más potente que el ensayo del año anterior, que llegó a los diez kilotones.

El sitio de las pruebas nucleares podría sufrir un fenómeno conocido como el síndrome de la montaña fatigada tras la última prueba, pero, según el respetado portal 38 North, es poco probable que sea abandonado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.