Arresto del Diputado Gilber Caro por el SEBIN.
Fotografía: Rafael Freites. El apoyo al Diputado Gilber Caro se extendió a horas de la noche en las afueras del SEBIN.
COMPARTE

 

@LABC7 

El mensaje de texto fue muy corto. “Papá, nos detuvo el Sebin”. Steyci Mendoza no tuvo chance de escribir más y dar explicaciones. Ella era parte del daño colateral del Comando Nacional Antigolpe por la Paz y la Soberanía. Menos de 72 horas después de su creación por el presidente Nicolás Maduro, en Carabobo se asestó su primer puñetazo. “Estamos entrando en un nuevo hito de la dictadura”, sentenció Juan Andrés Mejía, diputado de la Asamblea Nacional, desde las afueras del Sebin en Naguanagua.

Gilber Caro es dirigente nacional de Voluntad Popular. Pero también estuvo preso. Logró rehabilitarse y se unió al partido que fundó Leopoldo López. Ahora vuelve a los calabozos, esta vez de la policía política. El parlamentario fue interceptado aproximadamente a las 11:20 del miércoles en la Autopista Regional del Centro (ARC) por camionetas del servicio de inteligencia. Lo acompañaba su novia, Steyci Escalona Mendoza , de 30 años. Fue a esa hora que logró enviar el mensaje.

Iban en el carro particular de Gilber. Habían pasado la noche en Carabobo, en Puerto Cabello, cuentan los familiares, ya en las afueras del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). El diputado estaba de gira por Los Andes cumpliendo funciones como dirigente nacional del partido, pero también disfrutando con la familia de su novia de unos días. Regresaban y tenían que pasar por Carabobo, de donde es oriunda la familia de Mendoza.

El hermano y papá de Mendoza se desviaron hacia Bejuma, mientras que Steyci y Gilber se fueron a Puerto Cabello la noche del martes. El miércoles, rumbo a Caracas, fueron detenidos en el peaje de Guacara. Un amigo de ambos, el diputado Ángel Álvarez Gil estaba en el teléfono del otro lado cuando la mujer lo llamó para avisarle. “Les estaban revisando el carro, yo le decía: ¡no me cuelgues, no me vayas a colgar!, pero imagino que llegó un momento en que tuvo que cortar la llamada”. Fue la última vez que se supo de ellos en las siguientes ocho horas.

De a poco empezó a llenarse de gente la calle 180 de Santa Ana, frente a una quinta con paredes blancas, un portón negro y llena de cámaras apuntando en varias direcciones. Adentro ya estaban el diputado y su novia, pero nadie podía confirmarlo. El alcalde de Naguanagua y responsable regional de Voluntad Popular, Alejandro Feo La Cruz, fue el primero en hacerlo. “Sí, un comisario me dijo que están aquí”.

“Ese es mi pana, yo de aquí no me voy”, decía Gil con preocupación. Fue el primero en llegar junto con los diputados de Carabobo Marco Bozzo, Juan Miguel Matheus, Guillermo Luces y Romny Flores. A las 5:04 p.m. aparecía Juan Andrés Mejía, dirigente nacional del partido y también parlamentario. “Los diputados, todos, gozamos, según el artículo 200 de la Constitución, de inmunidad parlamentaria”. Solo el Tribunal Supremo de Justicia, con aprobación de la Cámara, podrá investigar a un diputado. Incluso si fuera detenido en flagrancia, su sitio de reclusión por mandato constitucional no es un lugar como el Sebin, sino su residencia. Todos los derechos fueron pisoteados una vez más, denunciaba Mejía. “Quizá estos son los primeros resultados de ese autodenominado comando antigolpe”.

La detención de Caro y Escalona es un mal presagio. “Aquí lo que viene es una ola de violaciones sistemáticas a los derechos humanos”. El Gobierno está desesperado por la crisis económica, social y política. “Lamentablemente lo que le queda es seguir con la ola de agresiones y persecuciones. Lo que se procura es que no haya elecciones”. Pidió que en Venezuela se dijera sin ningún tipo de complejo: se está transitando hacia una dictadura que viola derechos no solo a los políticos sino a todos. “Tenemos que permanecer unidos, en la calle y pidiendo elecciones”.

Arresto del Diputado Gilber Caro por el SEBIN.
Fotografía: Rafael Frerites. Diputados acudieron en apoyo a Gilber Caro.

Juan Miguel Matheus y Juan Andrés Mejía se llamaron entre sí. Discretamente se hicieron una seña. Luego se acercaron juntos hacia una ventanilla en el portón negro de hierro que bloqueaba la entrada al Sebin. “Hermano, estamos aquí”, dijo Matheus, buscando alguna reacción empática de los funcionarios que les dijeran si su compañero y su novia estaban bien. Recibieron lo contrario. La ventanilla les fue cerrada en la cara. Mejía abrió los ojos sorprendido, se miraron y regresaron al tumulto de políticos, dirigentes y familiares que esperaban noticias.

El único que ingresó, en dos oportunidades, fue el alcalde Feo La Cruz. En ninguna pudo ver a los detenidos. La segunda vez, ya pasadas las 7:00 p.m. dijo que estaban bien. Lo atendió el supuesto jefe de la delegación, de apellido Meléndez.

Luis Betancourt, coordinador del Foro Penal en Carabobo, aseguró que la detención de Caro es la continuación de una estrategia bien definida. Se llama “puerta giratoria”. Consiste en la liberación de unos presos y el ingreso a las mazmorras de otros. “Cambian las caras pero no cambia el número”.

Arresto del Diputado Gilber Caro por el SEBIN Naguanagua.
Fotografía: Rafael Freites. Coordinador del foro penal en carabobo, Luis Armando Betancourt Gutierrez.

Salvatore Luchesse, coordinador de Voluntad Popular en Carabobo, acompañaba la concentración. Se sentó en la acera de enfrente, al lado de Rosa Orozco —madre de Geraldin Moreno, asesinada en las protestas de 2014—.

—Salvatore, ya usted pasó por esto.

—Claro, hermano.

—¿Usted qué cree que vaya a pasar?

— Que los van a sembrar, bien sembrados

Arresto del Diputado Gilber Caro por el SEBIN.
Fotografía: Rafael Freites. Diputados Opositores se solidarizaron y mostraron su apoyo a los familiares de Caro.

Un hombre de contextura delgada, tez morena y rostro apagado parecía aturdido por el bullicio de medios de comunicación, activistas tomando fotos y cámaras cuadrando la luz y el mejor audio para los micrófonos. Era el padre de Stayci. No quería dar su nombre ni declarar. Le acompañaba la hermana y el hermano de la joven detenida. “A Stacy le duele el estómago”, fue todo lo que la muchacha logró sacarle a un funcionario del Sebin en la garita de seguridad encima del portón negro. “¿Cuándo vamos a pasar a verlos?, por favor, somos su familia”, pero las preguntas quedaban sin respuesta.

Aproximadamente a las 8:00 p.m. llegó un contingente de diputadas de Voluntad Popular. Gaby Arellano, Adriana Pichardo, Manuela Bolívar y la dirigente Ana Karina García llegaban para apoyar y exigir la liberación de Caro y Escalona.

—Rosa, te traje una colchoneta para que la pongamos aquí. (risas), dijo una de las diputadas a Orozco, quien se le acercó y se fundieron en un abrazo.  

Pichardo no sonreía. Se acercó a Juan Andrés Mejía y lo abrazó con cariño. Hizo un gesto de indignación. Sumaban 12 los parlamentarios en las afueras del Sebin. “Si es posible la Asamblea Nacional sesionará en Carabobo. Cuando se meten con uno se meten con todos nosotros. De aquí nos llevamos a Gilber en libertad”, exclamó Arellano.

La diputada por Táchira fue la encargada de organizar a todos los parlamentarios. No se quitaba su morral que todavía llevaba en la espalda. “Llama a los muchachos. Reúnelos para acá”, decía a un joven. “Tenemos que hacerle presión duro a esto”, le murmuró a Matheus. Fue ese diputado, de Primero Justicia, el encargado de dar el último parte oficial tras la visita rápida de un abogado del equipo de Voluntad Popular quien logró cruzar el portón negro. “Nos vamos a quedar aquí. Si se meten con uno, se meten con todos. A Maduro le decimos: usted y su brazo de persecución, que es Tareck El Aissami están incurriendo en responsabilidad penal y tendrán que responder. El vicepresidente fue designado como una suerte de sicario por el régimen para cometer persecución contra los diputados”.

Alcalde de Naguanagua Alejandro Feo la Cruz manifestó que estarán frente a la sede del SEBIN hasta que liberen a Gilber Caro.
Fotografía: Rafael Freites. Diputada Gaby Areyano manifestó que todos los diputados se apersonaran en la sede del SEBIN.

Extraoficialmente uno de los abogados dijo que pasadas 7:09 p.m. el Sebin estaba “definiendo” las actuaciones y levantando los informes sobre cómo fue la detención. Simultáneamente y en el canal del estado Venezolana de Televisión y Telesur, el vicepresidente Ejecutivo y director del Comando Nacional Antigolpe, Tareck El Aissami, inculpaba a Caro y mencionaba que supuestamente le encontraron un fusil de asalto. “No se sabe si los van a procesar en un tribunal civil o militar. Es posible que los trasladen hoy mismo”.

—¡Liberen a Gilber! coreaba la multitud en la noche que caía sobre Naguanagua

Después de los gritos, la hermana de Steyci no aguantó más incertidumbre. Se cumplían ocho horas de la detención. Cuando se estaba cerrando el portón de la sede del Sebin porque salía uno de los carros, la muchacha se metió a la fuerza pidiendo que la dejaran ver a a Escalona. Se quitó la chaqueta y entre gritos y sollozos pedía que le dejaran hablar con su hermana. Fue sacada por la fuerza y puesta del lado de afuera del portón negro. Un funcionario agredió a la reportera de TV Venezuela que grababa el momento, le dio un manotazo para que dejara de grabar con su celular.

Para Gilber y Steyci y su familia, la primera noche del comando antigolpe aún no ha terminado. Y podría ser más larga.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.