(Foto cortesía)

Casi tan grande como el Lago de Valencia. Así era la mancha de hidrocarburo derramado en la Refinería El Palito (REP), Carabobo, que según el profesor Eduardo Klein, asociado al Departamento de Investigaciones Ambientales de la Universidad Simón Bolívar (USB), se habría desplazado hacia Falcón, afectando gravemente al Golfo Triste y al Parque Nacional Morrocoy.

Fue el domingo 2 de agosto cuando pescadores de la costa falconiana alertaron sobre la presencia del hidrocarburo en sus playas. Desde entonces, Klein inició un seguimiento sobre lo ocurrido mediante varias fuentes de información satelital del Laboratorio de Sensores Remotos de la USB. Sus hallazgos fueron tan reveladores como alarmantes: a pesar de que el derrame estuvo contenido durante al menos cinco días muy cerca de la refinería, Pdvsa no hizo nada para evitar que avanzara hacia Falcón.

Imágenes de satélite de la Refinería El Palito y áreas adyacentes. (Fotografía satelital cortesía: Eduardo Klein, USB)

La fuga de hidrocarburo ocurrió entre el 19 y el 22 de julio, informó el investigador de la USB. En la fotografía satelital se aprecia el derrame contenido y con la mayor densidad pegada a la playa de la refinería, que tiene el mismo nombre, El Palito. A su juicio, esa gráfica demuestra “inequívocamente” que se originó allí, contrario a la versión que surgió sobre un tanquero que habría derramado fuel oil tras zarpar del puerto de La Guaira.

Para el 26 de julio la mancha todavía permanecía en la costa de Carabobo. En una fotografía satelital de ese día se puede observar claramente lo que Klein denominó como “Lengua de la Muerte”, por la forma que adquirió. La tecnología del Laboratorio de Sensores Remotos de la USB le permitió establecer la longitud de la mancha: 27 kilómetros aproximadamente. La del Lago de Valencia, segundo más importante del país después del de Maracaibo, es de 30 kilómetros.

Fueron 260 kilómetros cuadrados de hidrocarburos vertidos al mar enfrente al centro de refinación. “Y todavía hay gente que sigue empeñada absurdamente de buscar el origen de este derrame en un barco”, cuestionó. Fuentes internas de Pdvsa consultadas por El Carabobeño también confirmaron esa versión.

260km² de hidrocarburos vertidos al mar enfrente de la refinería El Palito conformaban la “Lengua de la Muerte”. (Fotografía satelital cortesía: Eduardo Klein, USB)

En días posteriores la “Lengua de la Muerte” fue desplazada por la corriente del mar y los vientos de tierra que predominan en esta época del año entre Carabobo y Falcón, los cuales son conocidos como vientos caldereta. El hidrocarburo flotante se despegó de la orilla de El Palito y, una vez que estuvo mar adentro, se movilizó hacia la costa centro occidental, donde se encuentran las zonas hoy afectadas, aseveró el universitario.

Evidencias inequívocas del origen

Klein, quien es biólogo y experto en materia ambiental, explicó que cuando se vierte petróleo o cualquiera de sus derivados en mares u otros cursos de agua, hay dos maneras de hacerle seguimiento. La primera es con imágenes satelitales visibles y la otra, a través de imágenes de radar.

Así fue como pudo obtener los datos del derrame que salió de la REP el mes pasado. Con satélite y radar logró hacer un registro que va del 19 de julio al domingo 10 de agosto, en el que se evidencia el desplazamiento del hidrocarburo hasta su llegada al Golfo Triste y Morrocoy.

A partir de la información obtenida de las imágenes, realizó dos simulaciones con el modelo NOAA Gnome del Laboratorio de Sensores Remotos de la USB que le permitieron sustentar aún más su versión sobre el origen de la fuga.

Primero planteó un derrame hipotético en El Palito de 20 mil barriles de hidrocarburo medio, utilizando patrones de viento y corrientes oceánicas predominantes entre el 19 y el 21 de julio. Los resultados de esa simulación evidencian claramente cómo la macha llega directamente a la costa de Falcón.

La segunda simulación de derrame hipotético la hizo teniendo como origen la posición del carguero portugués Nauma, pero en este caso se revela que la mancha nunca llegaría a Falcón si se toma al buque como punto de origen.

“Hay dos elementos que identifican que definitivamente la mancha que salió de la Refinería El Palito es la que llegó a Morrocoy. Uno es el elemento visual (imágenes satelitales y de radar) y el otro es el de modelación de orbita que predice el desplazamiento de la mancha de petróleo. En ambos casos llega el mismo lugar”, resaltó.

¿Un segundo derrame?

El biólogo alertó que en fotos recientes se muestra una segunda macha “bastante grande” frente a la REP, hacia el este del Golfo Triste. Se trata de una pluma bien heterogénea, no tan compacta ni bien formada como la primera. “Que eso se trate de un segundo derrame, es muy difícil asegurarlo. Lo que sí puedo asegurar es que durante todo este período siempre se observó petróleo derramado frente a la refinería”.

A pesar de que la mancha del 22 de julio se siguió moviendo desde la playa frente a la refinería hacia la costa centro occidental, hasta la fecha todavía pareciera haber una acumulación de hidrocarburo que no ha sido retirada de El Palito, consideró.

Consecuencias

Fue enfático al advertir que las consecuencias de cualquier derrame petrolero son muy graves. Resultan afectadas las playas y los organismos que allí habitan, como los peces, que a su vez son aprovechados por los habitantes locales para la pesca. También podría resultar impactado el turismo, a pesar de estar paralizado el sector por la cuarentena por la pandemia de COVID-19.

Pero, aclaró, cuando se habla de ecosistemas más complejos,como los del Parque Nacional Morrocoy, donde hay manglares, praderas de pasto marino y arrecifes de coral, el impacto es mucho mayor porque son comunidades muy sensibles.

Manglares en afectados por el derrame. (Foto cortesía)

“El problema del hidrocarburo es que se retiene en esa zona y es un compuesto tóxico para muchas de las especies que hay allí. Es posible que dentro de algunos meses podamos ver el impacto en términos de disminución de cobertura de manglar”, afirmó. “Por el volumen  derramado y el impacto directo que esto tiene Morrocoy, yo creo que estamos ante un evento de impacto ambiental muy grave. Es una catástrofe”.

Ausencia de mantenimiento y reparación

Para la diputada de la Asamblea Nacional por Carabobo, Deyalitza Aray, el derrame en la REP tuvo lugar luego del colapso de la laguna de oxidación, que es el lugar a donde van a parar todos los desechos del proceso de producción de combustible. Eso incluye desde aceites, aditivos y petróleo, hasta agua sucia.

“Nos encontramos nuevamente en alerta en el municipio Puerto Cabello, porque cada vez que se producen precipitaciones como las que estamos viviendo en estos momentos, se corre el riesgo una vez más de que se produzca el desbordamiento de la laguna de oxidación que desde hace varias semanas hemos venido denunciando”, apuntó.

Hasta la fecha ni Pdvsa ni el Ministerio de Petróleo del gobierno de Nicolás Maduro se han pronunciado sobre el derrame. La impunidad y la negligencia continúan navegando entre las playas de Falcón.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.