Actualmente, estamos en presencia de un cambio significativo en el modelo económico internacional, uno que pretende revertir muchos de los avances de la integración universal; la denominada globalización, con todo y sus numerosas ventajas.

Diversos factores concurrentes han traído consigo este proceso de desacoplamiento que tendrá importantes implicaciones en los años venideros. Estos incluyen el Brexit, la perversa pandemia, junto con la crisis en la cadena de suministros, la guerra en Europa y la escalda en las tensiones de Occidente con China y Rusia.

Venimos de una era donde los insumos y productos se conseguían en Asia a buen precio, con la calidad suficiente y tiempos de entrega adecuados. En este momento, la inmensa desconfianza generada por todos los factores enumerados arriba ha conducido a empresas y naciones a revisar la interdependencia que se buscó con la globalización.

Por lo tanto, corresponde anticipar lo que esta nueva realidad económica y geopolítica podría significar para el sector empresarial y actuar adecuadamente. Esto incluye desarrollar nuevos proveedores y clientes regionales, pasar a una gestión laboral más flexible, asociaciones estratégicas e incluso evaluar la posibilidad de alcanzar niveles de integración vertical que no eran necesarios en el modelo anterior.

Los flujos de capital seguirán inexorablemente detrás de las mejores opciones, riesgo/retorno. Por ejemplo, en medio de tanta crisis, América Latina tuvo un 2022 venturoso por cuanto a la atracción de financiamiento para sus startups, y la Bolsa de Valores de Brasil Bovespa fue de las que produjeron mejores resultados a nivel mundial.

Pero los otros factores del modelo anterior, como mano de obra barata, flexibilidad industrial, beneficios fiscales y el suministro oportuno desde allende los mares podrían ahora dejar de ser elementos diferenciadores.

Por lo tanto, hay que enfatizar la fiabilidad en todos esos aspectos mediante un nuevo modelo de regionalización y concentrar los esfuerzos más cerca de casa. Nuevas alianzas, nuevos proveedores y mercados, canales comerciales y estrategias de beneficios compartidos.

Los avances tecnológicos y el trabajo remoto actuarán como facilitadores de esta nueva realidad. Las alianzas regionales tendrán que asumir su rol a un nuevo nivel y jerarquía en este novel esquema, propiciando la integración entre vecinos. Mercosur y el Área Continental Africana de Libre Comercio son buenos ejemplos de candidatos que deberán asumir el liderazgo, si la política lo permite.

Aún así, el intercambio mundial como lo conocemos sin dudas continuará por muchos años, en la perenne búsqueda de clientes y ante la dificultad de conseguir sustitutos apropiados en el corto plazo; pero los procesos de acercamiento ya comenzaron a producir sus resultados preliminares, y eso que no hemos visto más que el inicio de una nueva realidad.

Varias iniciativas dirigidas exclusivamente a clientes locales y países vecinos han resultados muy exitosas. El caso de la empresa Argentina Mercado Libre, por citar solamente uno, resalta significativamente. Pero hasta ahora tales iniciativas sólo pretenden las ventas.

Muy pronto este nuevo esquema propiciará acuerdos de proveedores, alianzas entre mercados de capitales, integraciones entre fabricantes y sus cadenas de suministros; todo ello buscando mejores condiciones comerciales que satisfagan las necesidades de sus respectivos mercados con los precios y la calidad acorde a los requerimientos y expectativas de cada uno de dichos mercados.

[email protected]

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.