(Cortesía)
COMPARTE

La Cancillería de Ecuador aseguró este sábado que la construcción del muro que realizaba en una zona fronteriza con Perú y que generó el rechazo del país vecino fue paralizada y negó que se trate de un “muro fronterizo”.

“No se trata de un muro fronterizo, es una construcción de carácter estructural para contener las obras del parque lineal que se realiza en la frontera”, indicó la Cancillería en un comunicado ante las versiones de prensa de que los trabajos continuaban.

La nota recuerda el anuncio del jueves en Lima de la ministra de Exteriores, María Fernanda Espinosa, de que cesaban los trabajos como gesto de buena voluntad ante las demandas de Perú, que se ha opuesto por su posible impacto para los habitantes de la localidad fronteriza de Aguas Verdes.

Perú también considera que el muro incumple el Acuerdo de Bases que es parte de los Acuerdos de Brasilia de 1998, mediante el cual Ecuador se comprometió a dejar libre una franja de diez metros al lado derecho del canal fronterizo para que ambos países pudieran realizar su mantenimiento y limpieza.

Hoy, el canal de televisión Ecuavisa informó que los trabajos continuarán en el Parque Lineal durante otros ocho días, si bien habló del adoquinado.

El Ministerio ecuatoriano realzó en ese sentido que “cualquier mención a la suspensión de tareas en la frontera sur hace referencia únicamente al talud de contención”, levantado en la margen derecha del Canal Internacional de Zarumilla.

Ante una pregunta de Efe, la Cancillería ecuatoriana no supo precisar la fecha exacta en la que se detuvieron los trabajos, pero reveló que “fue una decisión que se tomó entre cancilleres antes de la reunión de Cancún”, en alusión a la última Asamblea General de la OEA en la segunda mitad de junio.

“La decisión se tomó como muestra de buenas relaciones entre los dos países y se delegó el diálogo a los vicecancilleres de ambas naciones. La reunión se realizará en Lima el próximo 24 de julio”, concluye la nota de prensa.

El pasado lunes Perú llamó a consultas a su embajador en Quito, Hugo Otero, para protestar por la construcción y lo devolvió el jueves poco después de la reunión de Espinosa con su colega peruano, Ricardo Luna, en Lima.

Al referirse hoy al problema, en unas declaraciones públicas en la ciudad del Coca, provincia de Orellana, Espinosa reconoció “algunas inconformidades del lado peruano por algunas especificaciones técnicas del parque lineal”.

“Por eso en conformidad Perú retorno a su embajador a Lima. Para nosotros, y de acuerdo lo que ha dicho el presidente (Lenín) Moreno, lo más importante es afianzar y fortalecer la relación bilateral con el hermano país de Perú y hacer un trabajo en la zona fronteriza que se integral y beneficie a las poblaciones de ambos países”, afirmó.

Sobre el proyecto en sí, afirmó que “va a beneficiar también a nuestros hermanos peruanos”.

“Básicamente el problema, la dificultad, es el muro, que se ha suspendido temporalmente”, afirmó al anunciar que los vicecancilleres de ambos países se reunirán para resolver los problemas con “alternativas técnicas” que las partes propongan.

Mientras tanto, en el resto del parque, “las actividades de construcción (..) continúan, y hemos detenido la construcción del muro -que es un compromiso asumido con el Perú- mientras encontramos las salidas técnicas que he mencionado”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.