La portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert.(Twitter)

El Departamento de Estado de EEUU aseguró este martes que la expulsión de 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington no es un castigo por los supuestos ataques acústicos que han sufrido al menos 22 diplomáticos estadounidenses en Cuba, dado que aún desconoce su causa.

No es un castigo, porque no sabemos qué o quién ha causado los misteriosos ataques, dijo la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, en una conferencia de prensa.

La decisión se debe a que el Gobierno cubano tiene la obligación, bajo la Convención de Viena, de garantizar la seguridad de los diplomáticos estadounidenses en su territorio y claramente no son capaces de cumplir ese cometido, continuó la portavoz.

“Nuestro personal está en riesgo, Cuba tiene la responsabilidad de ayudar ante eso y obviamente no lo están haciendo”, añadió.

La portavoz se pronunció así poco antes de que el ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, tildara de inaceptable, infundada y de “carácter eminentemente político” la decisión estadounidense de expulsar a 15 funcionarios cubanos en Washington.

El Gobierno estadounidense no ha culpado directamente al cubano por los ataques que han causado síntomas físicos a varios de sus diplomáticos en la isla y, de hecho, está cooperando con el Ejecutivo de Raúl Castro en la investigación de los mismos.

Pero Washington ha insistido en que mantendrá bajo mínimos las embajadas en ambas capitales hasta recibir garantías del Gobierno cubano de que el personal estadounidense estará a salvo en la isla.

“Esto no es algo que queramos hacer, no queremos enviar a nuestro personal a casa. Quieren estar allí, pero no podemos asumir ese riesgo cuando se trata de la seguridad de estadounidenses”, subrayó Nauert.

El embajador cubano en Washington, José Ramón Cabañas, recibió hoy una lista con los nombres de los 15 funcionarios cubanos expulsados, quien deben salir de Estados Unidos en un plazo de siete días.

Nauert no quiso precisar quiénes son los funcionarios afectados, pero afirmó que son aquellos que hacen un trabajo que Washington considera “similar” al que hacían los empleados estadounidenses que trabajaban en la embajada en La Habana y que han debido abandonar la isla.

Estados Unidos ordenó el viernes pasado la salida del personal no esencial de su embajada en La Habana, que suponen más de la mitad de sus empleados en la isla, y que habrán abandonado Cuba “a finales de esta semana”, explicó hoy a periodistas un funcionario del Departamento de Estado, quien pidió el anonimato.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.