(Foto Ángel Chacón)
COMPARTE

Eran alrededor de las 4:00 p.m., del jueves 8 de junio. Un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) rondaba dentro de la unidad educativa Hipólito Cisneros. La situación se saldría de control.

Lea también: Sigue la lucha contra el reloj para defender la Constitución

Padres, profesores y trabajadores del plantel coinciden en la versión de los hechos. La titular de la cátedra de Lengua y Literatura, Luz Marina García, recuerda que el efectivo golpeó al estudiante de cuarto año, lo que inició un conflicto entre el menor y el militar, quienes usaron sus puños como armas de combate. La edad y el tamaño del uniformado fueron suficientes para reprimir al camisa beige, a quien dominó con el brazo por el cuello para luego arrojarlo al suelo.

Javier Luna, profesor de Ciencias Sociales, recuerda como todos los jóvenes se abalanzaron contra el funcionario. Le gritaban, lo insultaban, era una multitud enojada.

el director de la unidad educativa se preocupó por defender al uniformado

En medio de aquel desastre, el director de la unidad educativa se preocupó por defender al uniformado en vez del estudiantado, denunciaron los alumnos. Ofreció la oficina de la coordinación como refugio, mientras llamaba a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) para que se encargará del asunto.

Las camionetas de la PNB no tardaron en llegar. El profesor no recuerda cuantos eran con exactitud, pero si contó alrededor de unos 800 a mil estudiantes, entre camisas azules y beiges, que comenzaron a arrojar piedras a los funcionarios para evitar su ingreso al plantel, en la manzana F12 de La Esmeralda, en San Diego.

Docentes y familiares de los alumnos repudiaron la incursión de los PNB en el plantel. (Foto Ángel Chacón)

La confrontación sobrepasó los límites. Los funcionarios con sus escopetas en mano dispararon cinco bombas lacrimógenas, el portero del centro educativo las contó. Eran arrojadas hacía el área del estacionamiento. Los efectos de los gases no solo afectaban la piel o los ojos. Los nervios se despertaban y los gritos y llantos invadían el lugar.

La profesora con 23 años en la institución admite que jamás había visto algo así y responsabilizó al director por su parcialización recurrente y por la discriminación que ejerce contra alumnos y trabajadores, a quienes califica de escuálidos.

Son varios los educadores que afirman que el director es un fiel seguidor del gobierno de Nicolás Maduro y en las oficinas del plantel tiene cuadros con fotos de Chavéz.

La mañana de este viernes padres, representantes, vecinos y trabajadores se reunieron para discutir la problemática que inquieta a todos a raíz de la presencia y agresión de un GNB contra un estudiante. En las rejas y muros de la escuela están los carteles en rechazó a la violencia de la PNB y de los miembros del componente militar.

Una representante relató que su hija, que está a punto de terminar el quinto año de bachillerato, sufre crisis de nervios y no quiere volver al colegio por miedo a revivir el episodio de ese 8 de junio.

Simulacro ONA

Este viernes 9 de junio se difundieron en las redes sociales imágenes del plantel, en el que se aseguraba que el jueves unos funcionarios de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) habían ingresado a la escuela a registrar bolso por bolso si los estudiantes portaban estupefacientes. Esta información fue desmentida por los presentes a las afueras del centro educativo.

El hecho ocurrió una semana atrás y fue parte de un simulacro en el que varios funcionarios mostraban los procedimientos para la detección de sustancias estupefacientes y sicotrópicas, por lo que utilizaron perros y colocaron en fila los bolsos de los estudiantes. Hubo una mala interpretación de los hechos, relató Luna

 

Los familiares rechazan la actuación del director del plantel. (Foto Ángel Chacón)



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.