La selección de Colombia, liderada por James Rodríguez, derrotó 4-2 a su par de Estados Unidos/Foto: AFP

La selección de Colombia, liderada por James Rodríguez, derrotó este jueves 4-2 a su par de Estados Unidos en un partido amistoso disputado en Tampa, Florida.

James adelantó a los suyos a los 36 minutos con un espectacular remate desde la frontal, Kelly Acosta (50) y Bobby Wood (53) le dieron la vuelta al marcador en la segunda parte pero Carlos Bacca (56), Radamel Falcao García (74) y Miguel Borja (79) sentenciaron la contienda.

“Es fantástico jugar con tantos seguidores. Estemos donde estemos, se siente como en casa. Para mí es muy importante contribuir para el equipo con goles. Lo más importante es que Colombia es más fuerte tras cada juego”, dijo a Fox Sports Falcao tras el partido.

Y es que a pesar de jugar en el Raymond James Stadium de Tampa y de acudir al encuentro como visitante, los cafeteros se sintieron desde el comienzo como en casa.

Miles de compatriotas y aficionados se ataviaron con la casaca amarilla de su país y desafiaron la localía de los norteamericanos, que continuaron con su proceso de renovación luego de quedarse afuera del Mundial de Rusia-2018.

Así, con una media de edad de 24 años y 113 días, los pupilos del interino Dave Sarachan trataron de resistir las embestidas de sus contrincantes al comienzo, preocupados por la calidad de talentos de talla global como Falcao o un James que regresaba al equipo tras meses de ausencia y que se apoderó del espectáculo durante todo el encuentro.

El “Tigre” gozó de la primera ocasión a los cuatro minutos pero su volea se marchó elevada.

James avisó unos segundos después y Julian Green apareció a continuación para gritar presente para los suyos.

En una batalla de poder a poder, con dos equipos sin un estilo definido ni entrenadores definitivos, la calidad de los cafeteros fue empujando a los de las barras y las estrellas hacia su propia área.

Así, Falcao amenazó pero fue el centrocampista del Bayern Múnich el que dejó la acción del choque a los 36, con un remate escorado con el interior de su pie izquierdo que se coló en el ángulo del arco de Zack Steffen, que solo pudo mirar la pelota y aplaudir para sus adentros.

James no se contentó y buscó el segundo pero una milagrosa aparición de un central bajo palos logró evitarlo antes del descanso. Pero daba igual. El volante se gustaba, como así demostró poco después con un pase de rabona que levantó al público de sus asientos.

Cómodo, con una gran sonrisa en su cara, Rodríguez maravillaba cada vez que entraba en contacto con la pelota.

Y, así, el árbitro puso el punto y final a la primera mitad, con 10 disparos de los visitantes por los dos de los locales, y un 60% de la posesión cafetera.

Nada hacía presagiar entonces lo que estaba a punto de ocurrir.

Tres goles en seis minutos 

El vestuario espoleó a los estadounidenses y éstos salieron tras la reanudación con espíritu y energías renovadas.

En apenas tres minutos, todo cambió: Kelly Acosta remató a las redes un gran centro de Antonee Robinson y Bobby Wood definía un gran pase en profundidad para poner en ventaja a su equipo.

Del 0-1 al 2-1 en poco más de 180 segundos.

El también interino Arturo Reyes, en su tercer choque tras sustituir al argentino José Pekerman en el banco, movió el avispero y encontró el antídoto: Juan Fernando Quintero, quien no había sido titular por una sobrecarga en un abductor.

Y le salió bien. Los sudamericanos no se desmoronaron por el golpe y Carlos Bacca puso las tablas tras otro gran centro de Santiago Arias, uno de los más destacados de la noche.

Falcao, a falta de un cuarto de hora, se unió a la fiesta con su 32º gol como internacional y Miguel Borja, a los 79, puso el definitivo 4-2 con una espectacular tijera a centro de James, que dejó el terreno de juego vitoreado por los miles de asistentes.

Rodríguez había vuelto, demostrando por qué es uno de los mejores jugadores del planeta. Con su presencia, Colombia volvió a sonreír.

“Debemos mantener una actitud positiva, ser honestos con nosotros mismos también y ver qué no ha ido bien”, señaló Michael Bradley a la televisión.

Ahora, los cafeteros se medirán el martes a Costa Rica en el Red Bull Arena de Harrison, en Nueva Jersey, mientras Estados Unidos se enfrentará a Perú en el Rentschler Field de East Hartford, Connecticut.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.