López Obrador, durante su reunión con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet.(Foto EFE)
COMPARTE

La crisis sin fin de Venezuela se cuela cada vez más en la política mexicana, repleta de un sinfín de crisis. El Gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido tajante en la condena a la deriva autoritaria de Nicolás Maduro y estudia aplicar sanciones económicas contra el país sudamericano, lo que golpearía de lleno los estrechos lazos comerciales que mantienen ambos países pese a la distancia diplomática. A un año de las elecciones presidenciales, las miradas se centran, no obstante, en escrutar a Andrés Manuel López Obrador y su posición sobre Venezuela.

Las ambiguas menciones, el silencio, su rechazo, en definitiva, a condenar abiertamente la actuación de Nicolás Maduro han propiciado innumerables críticas entre quienes siguen considerando que su llegada al poder en México supondría la reedición de la victoria de Hugo Chávez en Venezuela. La intensidad de los ataques circula en paralelo a la deriva de los acontecimientos del país caribeño. Tras la celebración de las elecciones del domingo, han vuelto a aflorar, como hicieron durante la Asamblea General de la OEA en Cancún a finales de junio o cada vez que da una entrevista y se muestra esquivo.

López Obrador se escuda en que no va a opinar sobre otros países, porque su preocupación es lograr un cambio en México: “Nosotros no tenemos nada que ver con el Gobierno de Venezuela, eso debe quedar muy claro, pura calumnia”, aseguró a principios de semana el líder de Morena, para quien los ataques responden a un “acto desesperado” de lo que el califica “la mafia del poder” –el resto de formaciones políticas- “para meter miedo, porque no quieren dejar robar y quieren así asustar a la gente para evitar que se logre un cambio verdadero”, añadió.

Días después, tras las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, el candidato presidencial mexicano ha vuelto a salir al paso, esta vez desde Chile, donde se reunió con la presidenta, Michelle Bachelet. “Yo espero que se dialogue en Venezuela, que se llegue a un acuerdo pacífico, que no haya violencia y todos tienen que ayudar para buscar una salida pacífica a esta crisis”, aseguró, el líder de Morena, un comentario, tibio, que no obstante supone un punto de inflexión en las en las formas empleadas hasta ahora. López Obrador también pidió que se tuviese en cuenta el papel del Vaticano, una mediación que hasta ahora ha sido inane. “Recomendaría respetuosamente que no se desechara la posibilidad de la intermediación del papa Francisco”.

Chile ha sido la primera escala del viaje, que este jueves llevará al líder de Morena a Ecuador, donde tiene previsto reunirse con el mandatario, Lenin Moreno. La elección de ambos países no es casual. Pese a las críticas internas, Michelle Bachelet es una dirigente respetada y con buena imagen en el resto del continente. El acercamiento al Gobierno progresista de Chile encaja con el mensaje moderado que López Obrador, que ha estado acompañado en este viaje por el empresario Alfonso Romo, quiere hacer calar en México para ahuyentar la idea del “peligro para México” con el que perdió dos elecciones, la primera de ellas, la de 2006, bajo acusaciones de fraude. Si bien ha conseguido espantar algunos fantasmas, otros siguen enquistados, en buena medida por la incontinencia verbal del propio López Obrador, quien a menudo recurre a ataques contra sus rivales. Dardos envenenados que en su círculo más cercano no terminan de convencer, pero tampoco logran evitar.

El líder de Morena, poco dado a viajar fuera de México –visitó Estados Unidos tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca para salir en defensa de los migrantes mexicanos-, aprovechó la visita de Chille para homenajear la figura de Salvador Allende: “Fue el más demócrata de los políticos latinoamericanos de nuestro tiempo. Su ejemplo marcó mi vida”, aseguró. El viaje concluirá este jueves en Ecuador, firme aliado de la Venezuela de Hugo Chávez –ha pedido que se respete la Asamblea Constituyente- durante la presidencia de Rafael Correa. La llegada al poder del que fuera su vicepresidente, Lenin Moreno, aventura una ruptura a tenor de las críticas, especialmente a su política económica, que se han vertido los últimos días.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.