COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

En Venezuela hay hambre. Todos los sondeos lo colocan como el primer problema de la población desde principios de 2016. Pero a partir del segundo semestre de este año la crisis se agudizará, se comerá menos. Las empresas fabricantes de alimentos en el país tienen inventario de materia prima solo para los próximos tres meses, y en los puertos del país es cada vez menos lo que llega.

Se trata del resultado del colapso del modelo económico socialista, de acuerdo al vicepresidente de Fedecámaras, Carlos Larrazabal. Lo más grave es que desde el Ejecutivo se ataca constantemente la consecuencia y no la causa de la crisis, con la importación de unos cuantos contenedores de comida para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), controles y ataques a la empresa privada, “tenemos que salir de la trampa ideológica”.

Hay fallas severas con el primer ciclo de siembra de hortalizas y granos que debe iniciar el 15 de abril porque no hay semillas. No se han importado, y eso pone en riesgo la cosecha de rubros como maíz amarillo para la elaboración de alimentos concentrados para animales. “Es un proceso que va en cadena y su interrupción se reflejará en más anaqueles vacíos”.

Las empresas expropiadas no son un alivio ante este panorama. Las más de mil 500 que fueron tomadas por el Gobierno están prácticamente paralizadas. Es el caso de 90% de la torrefacción de café, 42% de la producción de harina de maíz y 40% de arroz, rubro que hace más de 15 años cubría 100% del consumo nacional y alcanzaba para exportar a Colombia.

RECUPERACIÓN EN 90 DÍAS

La infraestructura productiva de Venezuela está ahí, esperando por ser reactivada. Solo hace falta que se invierta lo necesario en insumos y actualización de maquinarias. Es un trabajo que en 90 días podría garantizar la recuperación de la economía del país.

Sucedió en naciones como Perú y Brasil que alcanzaron más de 7000% de inflación, lo que es igual a 10% diario, y pudo reducirse a 60% en tres meses y a 6% en un año. “Solo con políticas serias y responsables”.

Pero en Venezuela el sistema instaurado funciona a la inversa. De acuerdo a cifras extraoficiales el Producto Interno Bruto (PIB) cayó en 2016 entre 12% y 18%, “una disminución nunca antes vista, ni en el paro petrolero”. Y todos los sectores de la economía se vieron afectados con un retroceso de 15% en manufactura, 23% en construcción y 17% en comercio.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.