(Foto Referencial)

El influyente obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, pidió este martes por la dignidad y la libertad de los “presos políticos”, antes de abandonar Nicaragua, que atraviesa una crisis en la que han muerto cientos de personas.

“Mi mayor deseo es, primero, que se les respete su dignidad, y en segundo lugar que salgan libres lo más pronto posible”, dijo Báez a periodistas, antes de partir hacia el Vaticano, donde fue llamado para servir al papa Francisco.

Datos de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia indican que en Nicaragua hay al menos 809 “presos políticos”, que han sido capturados en los últimos 12 meses por no estar de acuerdo con el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Según el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos, estos sufren torturas y tratos denigrantes en diferentes cárceles de Nicaragua.

Báez afirmó que, “después de las muertes a causa de la represión, han sido los presos políticos” los que representan “las heridas más grandes” de Nicaragua en medio de la crisis.

“Me voy con el corazón en lágrimas sabiendo que desde la cárcel los presos políticos me han saludado, me han agradecido. No tienen nada qué agradecer los presos políticos, somos nosotros los que tenemos que agradecer a ellos por resistir y por enseñarnos a ser verdaderos héroes de la patria”, destacó el obispo.

Hace varias semanas, el Gobierno de Nicaragua anunció que liberará a todos los manifestantes presos en un lapso de 90 días a partir del 20 de marzo pasado.

Aunque 250 de ellos ya están en sus casas, la oposición reclama que estos solamente recibieron un cambio de régimen carcelario al pasarlos a “convivencia familiar”, y que los está volviendo a capturar.

Los opositores también reclaman que el Gobierno apenas reconoce como “presos políticos” a cerca de la mitad de los 809, y que los utiliza como “moneda de cambio” para que Ortega se mantengan en el poder.

El 29 de marzo pasado el Gobierno firmó, con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, un compromiso para liberar de inmediato a los manifestantes presos, pero hasta ahora ninguno ha sido declarado absuelto de los delitos que se les imputa, en su mayoría “terrorismo”.

Nicaragua lleva 12 meses hundida en una crisis que ha dejado 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), mientras que ONGs locales elevan la cifra a 568 y el Ejecutivo reconoce 199.

La DICH ha señalado al Gobierno de Ortega como responsable de crímenes “de lesa humanidad”.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) tiene en proceso la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, por rompimiento del orden constitucional, que de ejecutarse suspendería a Nicaragua del organismo continental. EFE

wpr/lbb/eat




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.