(Foto cortesía)

La oposición venezolana volvió el 29 de enero a Santo Domingo para reanudar el diálogo con el Gobierno pese a la decisión del oficialismo de celebrar las elecciones presidenciales ante de mayo, unos comicios en los que el mandatario Nicolás Maduro aspira a la reelección.

Las reuniones, que comenzaron con varias horas de retraso tras las llegada de todos los participantes en este proceso de diálogo, se celebran en la sede de la Cancillería dominicana, en medio de un gran hermetismo.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que acude dividida a este encuentro, dijo que exigirá “las garantías electorales que permitan unas elecciones justas, mientras que el Gobierno ha declarado que está listo para firmar un acuerdo con la oposición.

A su llegada a la reunión, el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, dijo hoy que hay un documento preliminar que permite señalar que faltan muy pocas cosas para lograr un acuerdo, mientras que la delegación de la oposición encabezada por el diputado Julio Borges no hizo declaraciones.

Los opositores denuncian que el Gobierno ha profundizado su posición de boicot a la mesa de negociación al proceder a la ilegalización de partidos opositores y al decretar de manera unilateral que las elecciones presidenciales, uno de los temas del diálogo, se celebrarán antes de mayo.

En un comunicado, la MUD aseguró que este encuentro representa una oportunidad definitiva para que el Gobierno revise sus recientes decisiones.

En la reunión de hoy participan el mandatario dominicano, Danilo Medina, y el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero; y cuenta también con el acompañamiento de Chile a solicitud de la oposición, y de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas, invitados por el Gobierno de Nicolás Maduro.

El diálogo para buscar una salida a la grave crisis política y económica del país suramericano contaba también con el acompañamiento de México, que esta semana se retiró tras la convocatoria unilateral de elecciones presidenciales por parte del oficialismo venezolano

La oposición vuelve al diálogo sin el apoyo de Voluntad Popular (VP), el partido de Leopoldo López, que optó por abandonar las conversaciones tras el adelanto de las presidenciales y el proceso obligatorio de validación de formaciones que también decretó la Asamblea Constituyente, de mayoría oficialista.

La oposición venezolana ha pedido postergar las elecciones presidenciales, que se celebrarán a más tardar el 30 de abril, antes de comunicar su decisión de participar o no en estos comicios

En el tema de las votaciones, la MUD pide, entre otros aspectos, la renovación de las autoridades electorales, observación internacional de los comicios, garantizar el derecho al votar de los venezolanos en el exterior, levantar las inhabilitaciones a sus dirigentes y reglas equitativas para la propaganda y campaña.

La oposición espera que el diálogo sirva también para el ingreso de alimentos y medicinas que escasean en Venezuela y para que les sean restituidas todas las competencias al Parlamento, de mayoría opositora.

El oficialismo, por su parte, exige el reconocimiento de la Constituyente y el levantamiento de las sanciones económicas impuestas contra altos funcionarios.

Esta nueva ronda de conversaciones se produce después de que la oposición decidiera no acudir a la cita fijada para el 18 de enero, por lo que el diálogo, que se inició a primeros de diciembre, fue pospuesto para hoy.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.