piel
(Foto cortesía)

Debido al permanente desbordamiento de las aguas negras, habitantes de al menos 20 comunidades de Naguanagua padecen diversas afecciones en la piel, como ronchas y picazón. Se trata de un problema que, en la mayoría de los sectores afectados, inició hace más de 10 años y hasta la fecha no ha tenido una solución definitiva.

El dirigente vecinal de Naguanagua, Adán Hernández, alertó este lunes 17 de mayo sobre la situación, que con el paso de los años se ha convertido en una severa amenaza para la salud pública. “Vecinos de 20 comunidades tienen las aguas servidas desbordadas (…) Algunos se han operado por infecciones en las piernas”, dijo.

Hernández detalló que algunas de las comunidades que presentan el problema son: Avenida principal de La Campiña II, Cafetal, barrio La Luz, Malagón, barrio Colón, Capremco, Tarapio II, Girardot, Santa Ana, barrio Unión y  Los Mangos I. Allí las aguas cloacales recorren las calles, frente a las casas, y el olor putrefacto invade cada rincón.

(Foto cortesía)

En barrio Unión son más de 50 viviendas afectadas, en diferentes calles y avenidas, como la Rivas Dávila, donde solo se respira el olor de las aguas servidas. En reiteradas ocasiones, sobre todo durante la temporada de lluvias, el líquido con desechos ha anegado las casas.

Durante los últimos meses tanto el gobierno municipal como Hidrocentro han adelantado trabajos para contener el desbordamiento de las cloacas diferentes puntos de fuga, pero no ha sido suficiente.

El descontrol de las aguas negras no es el único problema con el que deben convivir los habitantes de Naguanagua. A juicio del vocero, el municipio está en ruinas ante la falta de alumbrado en varias zonas, como La Campiña II, la poca disponibilidad de transporte público y la escasez de agua a través de tuberías, que tiene a más de 20 mil familias subsistiendo sin el servicio.

(Foto cortesía)

Hizo referencia, además, al incremento de 300 % del servicio del aseo urbano respecto a marzo, que dejó a los comerciantes del municipio sumidos en un panorama incierto, especialmente a los que no forman parte de los sectores priorizados.

También mencionó las condiciones en las que actualmente se encuentran las plazas, parques y otros lugares públicos de esparcimiento y recreación en la jurisdicción. “Dejamos de ser la ciudad museo y verde al poco tiempo que inició su gestión”, sentenció Hernández.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.