COMPARTE

El viernes de la semana pasada leí por una de las redes sociales la propuesta: “CARABOBO QUIERE PRIMARIAS” autoría del candidato a gobernador del estado Carabobo, Enzo Scarano. Sin embargo, la importancia en todo caso trasciende al sujeto; lo notable es lo sustantivo del lema.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) dirigido por fichas del partido oficialista, consciente de que es prácticamente improbable lograr los votos de una población que rechaza al gobierno en 95%, tiene a su cargo la tarea de realizar elecciones, aunque su trabajo es demorarlas lo más posible, con ceremoniosa parsimonia.

Es probable que dentro de sus estrategias malignas contemple anunciar las elecciones regionales en un lapso que no le permita a la oposición escoger su candidato a través de elecciones primarias. Esto con la perversa idea de colocarla, me refiero a la oposición, en una situación difícil, de negociaciones forzosas entre los distintos partidos que luchan por el mismo objetivo.

De allí entonces la importancia de este emplazamiento de recurrir al método más democrático para la selección de los candidatos que provengan de las entrañas democráticas del pueblo. Pocas dudas caben que será respaldada por: Alejandro Feo La Cruz, Armando Amengual, Rubén Limas y de cualquier otro que tenga como meta echar del capitolio al inepto Francisco José Ameliach Orta. Carabobo necesita un mandatario con rostro, con presencia física, que haga posible retomar el camino de la prosperidad en la otrora ciudad industrial; del mismo modo, en los trece municipios restantes que conforman la geografía regional.

¿Cuáles son las ventajas de las elecciones primarias? Muchas, prácticamente todas. En primer lugar, este sistema se ha aplicado en casi todas las elecciones llevadas a cabo sin ningún tipo de traumas, sin heridas que restañar. Es decir, sin lesiones que curar. Se han obtenido grandes triunfos y se han respetado sus resultados. Asimismo, aquellos que no obtuvieron el triunfo se incorporaron de manera activa y desinteresada a trabajar por el candidato vencedor.

Entre otras virtudes que contiene esta propuesta es que ayuda a sacar a los opositores de la anomia en que se encuentran, del estado de parálisis, y comenzaría a moverse la maquinaria política dentro y fuera de las organizaciones partidistas. Sería motivo para el proselitismo, visitar con mayor frecuencia los barrios, sus casas y llevar respuesta a sus grandes y graves problemas, de cara a cara con la gente.

Siguiendo con el recetario de ventajas, por último es que de alguna manera se ejerce presión sobre el CNE para que la morrocoya y desganada rectora Tibisay Lucena diga de una vez por todas, cuál es el cronograma electoral.

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.