Irlanda fue golpeada el lunes por una "tormenta sin precedentes" que dejó tres personas muertas y hogares y negocios sin electricidad. (AFP)
Irlanda fue golpeada por una “tormenta sin precedentes” este lunes, que causó 3 muertos, dejó a 360 mil  personas sin electricidad y obligó a cerrar todas las escuelas del país.
Ophelia, el mayor huracán jamás registrado en el este del océano Atlántico y en el extremo norte desde 1939, fue degradado a tormenta antes de que alcanzara la costa irlandesa, pero aún así provocó muchos incidentes.
“Traerá más vientos violentos y destructivos”, advirtió el Met Eireann, servicio meteorológico nacional irlandés.
También se esperaban inundaciones “o bien a causa de aguaceros tormentosos o por mareas de tormenta en las zonas costeras”, señaló la agencia, tras haber decretado la alerta roja para todo el país.
Las ráfagas de viento alcanzaron los 176 km/h en Fastnet Rock, el punto más meridional de Irlanda, mientras que las rachas eran de 156 km/h a su llegada a la bahía de Cork, en el suroeste.
Dos personas murieron por caídas de árboles: una mujer de unos 50 años en Aglish (sur), cuando un árbol cayó sobre su coche, y un hombre de Dundalk (noreste), que también murió en la carretera.
Por otro lado, un hombre perdió la vida en un accidente cuando estaba apartando un árbol que había caído con una motosierra cerca de Cahir, en el sur, y se autolesionó con la herramienta.
El servicio de electricidad afirmó que 360 mil clientes estaban sin corriente, debido a más de 3.200 fallas en la red.
“Todos los clientes impactados por los cortes deberían prepararse para estar sin electricidad varios días”, indicó la misma fuente. “Entre el 5 y el 10% [de esta gente] no tendrá electricidad en los próximos diez días”.
El aeropuerto de Dublín suprimió 135 vuelos y el de Cork, la mayoría, a causa de la peor tormenta jamás vista en sus 56 años de historia, indicó el aeródromo.
“Quédense dentro de donde estén hasta que la tormenta haya pasado”, pidió el primer ministro, Leo Varadkar, en unas declaraciones ante periodistas, recalcando que se trataba de una “emergencia nacional y una alerta roja”.
El departamento de Educación ordenó el cierre de todas las escuelas, centros de secundaria e instituciones educativas el lunes, a causa de una “tormenta sin precedentes”, y el ministro del ramo, Richard Burton, afirmó que las escuelas estarían cerradas hasta el martes.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.