guayos
(Foto referencial)
COMPARTE

Dos son las versiones que se conocen sobre la muerte de Freddy Falcón. Los cuerpos policiales aseguran que fue un enfrentamiento, pero los familiares hablan de un ajusticiamiento.

Todo ocurrió a las 12:45 del mediodía del 26 de junio, dice uno de los parientes de Falcón, de 25 años, quien llevaba dos semanas en Venezuela, puesto que trabajaba y vivía en Ecuador, a donde regresaría este viernes. Mientras en su casa preparaban el almuerzo, unos ruidos llamaban la atención de los habitantes de aquella casa, en la Vivienda Popular de Los Guayos.

Los golpes a la reja de entrada eran más y más fuertes.  Uno de los hermanos de la propietaria salió en ropa interior y vio a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), que con mandarrias en mano, reventaban la puerta marrón y accedían a la casa. Falcón se escondió debajo de la cama mientras otros quedaban paralizados. La mujer cargaba una niña en brazos y los uniformados apuntaban a todos para que se quitaran del medio. Iban por el joven y entre los gritos y amenazas sacaron a todos los presentes. Cuatro detonaciones que aterrorizaron a la hermana del muchacho.

Desde la distancia se escuchaba a los efectivos decir que se había llevado a cabo un enfrentamiento, inclusive decomisaron un arma de fuego,  aparentemente utilizada por Falcón, al que identificaron como alias “El Negro”.

Aunque lograran ultimar al presunto delincuente, la familia entre la tragedia y la indignación relató que el paso de la policía por su morada no fue solamente para acabar con Falcón, si no para robar lo poco que tenían: Celulares, tablets, dinero y unas cervezas  junto con otras botellas de malta, puesto que en la casa tienen una licorería.

Estuvieron alrededor de dos horas dentro de la casa y ahí aprovecharon para hacer los supuestos destrozos que la  mujer denunciaba, mientras sostenía a su hija de cuatro años. Falcón, quien fue sacado sin vida de su casa, dejó en su hogar a un bebe de un año y jamás tomará el avión que lo llevaría a él, a su madre y a sus dos hermanos, de vuelta a Ecuador.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.