Los pésimos servicios públicos. (Foto Referencial)

Deficiencia en los servicios públicos mantienen al borde de la desesperación a los habitantes del municipio San Diego, quienes ya no hayan a quién acudir para que les resuelva el problema.

Wilfredo Villarroel, director ejecutivo de la asociación civil Unidos por San Diego, denunció que la escasez de agua potable es uno de los asuntos más urgentes por resolver. Según dijo los vecinos de la parte alta de La Esmeralda son los más afectados, pues desde hace meses no reciben el servicio por tuberìa. En otro sectores los habitantes tienen 45 días esperando que llegue el agua.

Esto imposibilita que los moradores de esas zonas puedan cumplir con uno de los requisitos mínimos para evitar el contagio con el Covid-19, como es lavarse las manos.

Según Villarroel hay queja constantes por las fallas eléctricas, pues en San Diego se producen hasta cinco bajone en un día, con las consecuencias negativas que eso representa para los electrodomésticos.

También hay fallas en el servicio de aseo urbano y problemas de inseguridad.
Wilfredo Villarroel también señaló que por efectos de la cuarentena, muchos emprendedores han tenido que cerrar los locales donde trabajaban, debido a que no pueden pagar los alquileres por falta de ingresos.

Villarroel le hace un llamado al gobenador Rafael Lacava para que ayude a solucionar estos problemas, porque los concejales se mantienen de espaldas al pueblo.
Pide que ante la llegada de las lluvias, es necesarios que se limpien los canales que atraviesan ese municipio.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.