COMPARTE

Dayrí Blanco

No hay dragado en El Guri. Los trabajos que iniciaron el lunes 4 de abril se limitan a lo poco que pueda hacerse con una excavadora y unas cuantas herramientas. En el sitio no está el equipamiento necesario para cumplir con la obra anunciada por el ministro de Energía Eléctrica, Luís Motta Domínguez, y las canales con poca profundidad que se están abriendo no frenarán el descenso del embalse que se reduce 15 centímetros al día.

Se requiere una draga, que es un navío de 150 metros de largo por 25 de ancho para realizar las actividades promocionadas por el Ejecutivo como una solución a la crisis. De contar con el equipo tampoco se lograría el objetivo, explico el ingeniero especialista eléctrico, José Aguilar.

En este momento de la crisis solo una lluvia constante en la cabecera del río Caroní podría hacer recuperar al Guri metros. De lo contrario, en cuatro semanas estaría por debajo de la cota 240 metros sobre el nivel del mar (msnm), y solo generará dos mil 600 megavatios, al poder funcionar solo las unidades 13 y 14 de la sala de maquinas 2 que pueden operar hasta los 230 msnm, y las 7 turbinas de la sala 1 que se mantienen operativas hasta los 195 msnm.

Los racionamientos son cada día más agudos. Comenzaron tarde. Hace 23 meses, cuando inició la sequía se debió implementar un plan nacional que se traduciría en interrupciones cortas diarias. El ministro en siete meses en el cargo ha intensificado los cortes  solo desde principio de 2016, y serán cada vez mayores.

Anemia termoeléctrica

El problema real es de falta de generación termoeléctrica. En el país hay 17 mil 600 MW termoeléctricos instalados. Si al comienzo de sequía el Gobierno hubiese puesto en funcionamiento al menos el 49%, equivalente  a ocho mil 600 MW, Guri tendría en estos momentos 268,7 msnm, que sería un nivel 24,3 veces superior al que cerró marzo que fue de 244,38.

Actualmente solo hay seis mil 500 MW termoeléctricos disponibles, según cifras de Motta Domínguez. Hace un año también se tenía la misma cantidad. Pero en el informe de Memoria y Cuenta 2015 del ministerio se indica que entre megavatios nuevos y los que se les dio mantenimiento hay mil 600 nuevas incorporaciones. Se debe tener 8 mil 100, pero la realidad es que hay 11 mil 100 MW indisponibles por falta de mantenimiento y otros problemas como falta de combustible, se recalientan unidades, hay sistemas de enfriamientos malos, goteras de aceite y sellos malos y falta de lubricantes.

De generación hidroeléctrica hay una capacidad en Venezuela de 16mil 900 MW entre Guayana y Los Andes, de los que solo 10 mil son aportados al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), con el detalle que si Guri sigue bajando cada vez serán menos.

El problema de la energía

En total hay 34 mil 500 MW instalados en el país entre térmicos e hidroeléctricos. Pero la oferta es de 16 mil 500, cualquier demanda por encima hay que racionarla, y e slo que se está haciendo.

17 mil 600 MW termo son capaces de generar 420 gigavatios hora por día (GWh), que es la energía que reciben los suscriptores al servicio. Los 16 mil 900 MW hidro generan 270 GWh. Pero la disponibilidad real determina que solo se cuente con 140 GWh provenientes de plantas termo y 180 GWh de las de fuentes de agua de Guayana y Los Andes.

Los MW termo con poderío de 420 GWh no tienen limitación de transmisión, el sistema está hambriento de esos MW, pero no hay.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.