COMPARTE

Lasmayores.com

Mientras Ender Inciarte veía cómo su bache ofensivo se
acentuaba cada vez más desde su regreso de la lista de lesionados tras haberse
ausentado por un mes, el jardinero venezolano de los Bravos de Atlanta buscaba respuestas y decidía que
era hora de simplemente recuperar aquel enfoque agresivo y despreocupado que
exhibió durante sus últimas dos campañas con los Cascabeles de Arizona.

El asiduo esfuerzo de Inciarte por recuperar su nivel se
vio recompensado cuando logró conectar tres imparables -su mayor cantidad en
esta temporada- y se quedó a un jonrón de batear para el ciclo para ayudar a
los Bravos a romper una racha de 12 derrotas seguidas en el Petco Park con una
victoria por 4-2 sobre los Padres el miércoles.

“Es el jugador perfecto como [de primer bate]”,
expresó el capataz de los Bravos, Brian Snitker. “Me siento bien por él,
porque el muchacho ha estado trabajando duro. Es bueno ver que ese trabajo duro
está dando resultados”.

Aunque existieron dudas acerca de la habilidad del
venezolano para batearles a lanzadores zurdos, Inciarte demostró potencial para
convertirse en un buen primer bate con Arizona la campaña pasada, cuando bateó
.303 y tuvo porcentaje de embasarse de .338. Es justo en ese rol en el que los
Bravos visualizaron a Inciarte para los próximos años cuando lo adquirieron en
el canje que envió a Shelby Miller al desierto en diciembre. Pero el arranque
del nativo de Maracaibo con los Bravos ha dejado mucho que desear.

El habilidoso jardinero central vio acción en solamente
dos partidos antes de sufrir una lesión en la corva izquierda, y cuando regresó
al lineup de Atlanta, apenas bateó para .198 con porcentaje de embasarse de
.267 durante un trecho de 27 juegos que terminó el domingo pasado.

Aunque Inciarte podría no haber intentado ponerse más
presión de la cuenta mientras trataba de adaptarse a un nuevo ambiente, el
venezolano comparó su largo bache ofensivo con el que experimentó cuando bateó
.197 con porcentaje de embasarse de .230 durante los primeros 30 encuentros de
su carrera en el 2014. Posteriormente, subió su promedio de bateo a .296 y su
porcentaje de embasarse a .336 por el resto de la temporada.

“En estas últimas dos series, he tratado de entrar
en ritmo, porque quiero que me vaya bien y deseo ayudar al equipo”,
declaró Inciarte. “No estoy poniéndome presión, pero sí espero mucho de
mí. Espero muy pronto salir de este bache y espero que podamos comenzar a ganar
más juegos”.

Inciarte mostró señales de aliento tras conectar par de
imparables el lunes y luego hizo más gala de sus habilidades el miércoles,
cuando bateó un sencillo durante una primera entrada de dos carreras y luego,
con dos outs, pegó un triple para después anotar con otro batazo de tres
esquinas de Chase d’Arnaud en el sexto inning.

“Estoy tratando de ser más agresivo y jugar más
suelto”, manifestó Inciarte. “Durante el último mes y medio, mi swing
no ha estado bien, porque he estado tratando de simplemente poner la bola en
juego, en lugar de tratar de conectarla con autoridad. Eso es lo que vengo
haciendo últimamente”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.