COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Los maestros de Carabobo están cambiando su vida. Algunos prefieren simplemente lavar carros. Otros dedican todo su tiempo a la búsqueda de comida para su familia, y la mayoría ha pasado a la lista de la informalidad en la región. La situación económica y su incidencia sobre los salarios que reciben ha determinado que más de 20% de los docentes del estado hayan renunciado a sus cargos en el Ministerio de Educación.

La cola diaria en las oficinas de la Zona Educativa obedecen a esta situación. Cada día son más los profesores que solicitan el retiro de sus documentos para dedicarse a otras labores, según alertó Luis Guillermo Padrón, coordinador de la junta transitoria de la Federación Venezolana de Maestros (FVM) en Carabobo.

Sobran las razones para tomar esa decisión. El sueldo no alcanza para cubrir gastos mínimos, se incumple desde el ministerio, e incluso en la gobernación, con el contrato colectivo, y el rendimiento de muchos de los docentes ha mermado al tener que ir antes o después de salir de las aulas a hacer largas colas para poder comprar alimentos.

La crisis alimentaria ha sido el detonante de esta deserción. “Muchos profesores se han desmayado o dan las clases con afecciones de salud al no comer bien, y otros han pedido traslados a colegios más cerca de sus casas para poder resolver las comidas ahí”.

ESCUELAS DEFICIENTES

A una semana del inicio del año escolar los planteles en la región no están listos. Padrón denunció que solo en algunos casos se están haciendo rehabilitaciones superficiales que no solucionan los problemas de fondo. “Se les está haciendo un maquillaje con pintura, pero siguen con fallas graves en cableado eléctrico, colapso de aguas negras y capacidades limitadas porque no hay suficientes pupitres ni material didáctico. Aunque no nos sorprende que en los próximos días desde la gobernación anuncien dotaciones que no servirán de nada”.

El problema se agudizó con la migración entre 30% y 40% de las matrículas de los colegios privados a los públicos por el incremento de las mensualidades. “No hay capacidad. Se están rechazando”, esto ocasionará una deserción de más de 30%.

Durante el periodo escolar 2015-2016 el Programa de Alimentación Escolar (PAE) se cumplió en 30% al funcionar solo dos veces a la semana y con comidas incompletas. Este año será peor. “No hay alimentos, y lo poco que había en los comedores fueron robados en agosto en 50% de los planteles de Carabobo. Se llevaron hasta las ollas”.


MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.