COMPARTE

EFE

El delantero polaco Arkadiusz Milik fue decisivo con un doblete este martes para el triunfo del Nápoles (2-1) en el campo de la Dinamo Kiev ucraniano en la primera jornada del grupo B de la Liga de Campeones.

Los azules, que saltaron al campo con los españoles Pepe Reina, Raúl Albiol y José Callejón como titulares, remontaron el tanto inicial del Dinamo Kiev gracias a una gran actuación del internacional polaco, que lleva ya cuatro dianas en esta temporada.

El conjunto napolitano empezó el partido con un poco de timidez ante un Dinamo Kiev que, liderado por el talento ucraniano Andriy Yarmolenko, apretó con insistencia en los primeros minutos.

Tras presionar mucho en las bandas, los locales se adelantaron por medio del ucraniano Denys Garmash, que controló en área un balón de su compatriota Viktor Tsygankov, dio media vuelta y definió con un derechazo que no dio opción a Reina (m. 25).

A pesar de recibir el primer tanto, el Nápoles supo reaccionar con carácter y logró dar la vuelta el resultado antes del descanso merced a un doblete del polaco Arkadiusz Milik (m. 36 y m. 46).

El delantero “azul” igualó el choque con un cabezazo tras un gran centro del argelino Faouzi Ghoulam, y vio puerta por segunda vez en el último minuto de la primera mitad, cuando remató, de nuevo de cabeza, un balón dividido en el centro del área de penalti.

Milik, que fichó por el Nápoles en el mercado de verano procedente del Ajax, lleva ya 4 goles con el nuevo equipo (marcó un doblete al Milan en agosto).

En la reanudación, los visitantes dispusieron de más espacios al contragolpe y rozaron el tanto del 3-1 en el 59, cuando una derecha del belga Dries Mertens impactó en el poste.

Sin embargo, el Dinamo Kiev no logró apretar de manera eficaz y solo Yarmolenko podía crear dificultades a la defensa napolitana.

En el 65, los ucranianos se quedaron con 10, a causa de la doble amonestación a Sydorcuk que se dejó caer en área de penalti protestando por una inexistente falta del español Raúl Albiol. El árbitro no tuvo dudas y mostró la segunda cartulina amarilla al centrocampista.

A pesar de la superioridad numérica, el Nápoles no logró cerrar definitivamente el partido y tuvo que sufrir hasta el final para conseguir los tres puntos.

El mayor peligro fue en el 88, cuando el Dinamo Kiev dispuso de una falta directa desde el límite del área. Yarmolenko golpeó con la zurda pero su remate terminó alto.

Esa fue la última ocasión de un partido que permitió al Nápoles empezar con una importante victoria como visitante el grupo B de la Liga de Campeones.

Los azules se sitúan a tres puntos y lideran la tabla de la liguilla con dos puntos de ventaja sobre Benfica y Besiktas, que empataron a 1 en el estadio Da Luz.

Basilea 1-1 Ludogorets

El orden impuesto por el Ludogorets desquició al Basilea, que evitó la derrota en Saint Jakobs a última hora (1-1) beneficiado por un error defensivo del combinado búlgaro.

El Basilea fue incapaz de encontrar soluciones ante un rival, en teoría menor. Desperdició una buena ocasión el conjunto helvético de cerrar la sesión con tres puntos y manejar así alguna opción para cuestionar el favoritismo de los otros dos componentes del grupo, el Paris Saint Germain y el Arsenal.

El equipo de Urs Fischer cercó al Ludogorests desde el principio. Sin embargo, apenas inquietó su portería, especialmente en la primera parte, cuando el cuadro búlgaro vivió con cierta tranquilidad y buscó su ocasión en cualquier contraataque.

El combinado de Gerogi Dermendzhiev depositó sus contadas posibilidades en su terna brasileña de ataque: Marcelinho, Wanderson y Jonathan Cafú. En una de ellas tomó ventaja.

Fue justo al borde del descanso cuando un centro al espacio de Marcelinho llevó la pelota a Jonathan Cafu, que encaró la portería rival tras superar por velocidad a los centrales suizos. Finalizó bien el brasileño que batió a Tomas Vaclik para adelantar al Ludogorets.

El Basilea irrumpió en la reanudación precipitado. Con urgencias para equilibrar el marcador. Fischer, que había tenido que sacar al campo a Sydou Doumbia por Marc Janko, apostó después por Alexander Fransson en el puesto de Luca Zuffi.

Cercó el equipo local a su adversario pero sin crear peligro entre los tres palos. Encontró un premio inesperado a diez minutos del final, cuando un centro de Michael Lang fue mal despejado por el portero Vladislav Stoyanov, que dejo la pelota en las botas de Renato Steffen y lo llevó a la red para evitar la derrota suiza.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.