COMPARTE

Dayrí Blanco

La capacidad está reducida en cero. Ni un proyecto habitacional se ha iniciado en Carabobo durante 2016. No hay nada nuevo. Lo único que está en construcción corresponde a obras iniciadas en 2014 y 2015. Las condiciones están dadas para que la tendencia en negativo se mantenga por todo el año.

Sin acceso a los materiales requeridos y con una escala de precios fijada por el Ejecutivo para la venta de los inmuebles tres veces por debajo de la realidad económica actual, el sector está “atado de manos y contra la pared. Estamos muy limitados”, aseguró el presidente de la Cámara de la Construcción en la región, Luis Barón.

Sendos informes y estudios fueron entregados al Ejecutivo durante las mesas de trabajo del denominado Motor Construcción. Las cuentas eran claras. Pero el Gobierno decidió establecer la nueva escala de precios para las viviendas de la clase media con un déficit de 300% que imposibilita la edificación de esos proyectos.

La contracción del sector amenaza con seguir en ascenso. En 2014 fue de 70%, y en 2015 fue de 50% respecto a las pocas unidades que se produjeron el año anterior.

CEMENTERIO DE MAQUINARIA 

Ese factor se suma a la crisis que ya enfrentaba la industria. Con 80% del parque de maquinaria paralizado por falta de repuestos y con una data importante de antigüedad de las que se mantienen operativas apenas se dedican a la construcción de centros comerciales y oficinas, sobre las que no hay tantos controles.

Barón relató que hasta en 2900% se han disparado los precios de repuestos consumibles. Hace dos años un caucho delantero de una retroexcavadora costaba entre siete mil y ocho mil bolívares y hoy se consigue en el mercado en 120 mil; mientras que el trasero pasó de 15 mil a 450 mil. Quienes optan por el alquiler de esas máquinas deben pagar hasta 100 mil bolívares diarios, 2400% por encima de los cuatro mil que solía costar ese servicio.

SIN MATERIALES

Las restricciones a los insumos y materiales se han incrementado. “Depende de cada rubro”. Las dificultades con el acero son las más severas condicionado por la situación en Sidor, estatal a la que solo se le suministra el 25% de la energía eléctrica que necesita para funcionar. Para estar a máxima capacidad requiere 6 megavatios y desde el Sistema Eléctrico Nacional le administran 1,5.

Con el cemento ocurre algo muy peculiar. El déficit en la producción del insumo obedece a dos vertientes: por un lado por la caída en la manufactura de su materia prima fundamental, y por el otro por la falta de elaboración de empaques como consecuencia de la crisis de divisas. Se conoció que se estudia la posibilidad de incrementar el precio del cemento de 25 bolívares el saco a 450 directamente en las plantas, esto provocaría que un metro cúbico de concreto pase de 30 mil a 60 mil bolívares.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.