COMPARTE

Luis Alejandro Borrero|@LABC7

Más temprano que tarde habrá justicia. Carlos Prosperi está convencido. El diputado a la Asamblea Nacional (AN) y presidente de la subcomisión que investiga la escasez de papel periódico informó que siguen las averiguaciones. “No es equitativo que se siga cercenando el derecho a estar informado de manera veraz, libre y oportuna”.

Que el Estado se niegue a vender papel periódico es un acto selectivo. Ocurre contra medios de comunicación con una línea editorial que no ha sido genuflexa a los intereses de Gobierno. “Obviamente, sabemos que esto se hace para cercenar la libertad de expresión”. El pasado lunes se celebró, a juicio del diputado, un triste Día del Periodista: muchos comunicadores se fueron a sus casas porque una persona tiene una idea: hay periódicos de primera y de segunda.

Esa persona se llama Hugo Cabezas. Es el director del Complejo Editorial Alfredo Maneiro. Creado en 2013, es el único organismo con facultad legal de importar papel prensa y comercializarlo en Venezuela. Si un medio independiente quisiera traer de otro país su materia prima, esta sería retenida en aduana y su director sería acusado de cometer un ilícito cambiario, por pasar por encima de Maneiro.

En las próximas semanas la subcomisión presentará un informe. Seguirán citando a declarar a Hugo Cabezas, así este no asista. En dos ocasiones fue llamado a interpelación por parte de la Comisión de Medios de la AN, pero no se presentó. “En los próximos días fijaremos una posición contundente. Estamos intentando acciones legales correspondientes. A los medios les digo: la libertad está cerca. Una vez que este Gobierno sea revocado vendrá otro que sí le duela Venezuela. Estos señores han sido ciegos, sordos y mudos. Le dieron la espalda a una realidad”.

La crisis de papel se hizo insostenible. Más de 100 periódicos reportaron fallas en sus inventarios. 30 mil empleos están en riesgo, según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) Pero la AN comprobó el 26 de abril en una inspección —calificada por Cabezas como forzosa y criminal— que los almacenes de Maneiro estaban hasta el techo de bobinas de papel. Solo los medios con líneas críticas a la gestión del Ejecutivo son execrados porque, según el propio Cabezas, su empresa se guarda el derecho de decidir a qué medios vender. Dice que es un derecho reservado.

El Carabobeño es uno de los más de 10 medios que han cesado su edición impresa. Dejó de imprimirse el jueves 17 de marzo tras más de 82 años ininterrumpidos. Maneiro se negó a vender papel por razones políticas, afirma su directiva. Ahora es un portal de noticias, hasta que, según Prosperi, una nueva visión gubernamental destrabe su limitación para acceder al papel prensa.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.