COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

El mayor general Efraín Velasco llegó a Puerto Cabello con otras intenciones. En su plan estaba la inspección del lugar y anunciar al país solo números positivos. Pero no fue así. A su llegada, el presidente de Bolivariana de Puertos (Bolipuertos) y Autoridad Única del Sistema Portuario Nacional, se encontró con una cola de gandolas que lo sorprendió y que lo enfrentó con la realidad del terminal marítimo más importante del país: un retraso en el proceso manejado por funcionarios del Gobierno.

Tampoco esperaba ser recibido por la paralización de actividades de los cinco mil 500 conductores de las unidades de transporte a granel, decisión que se tomó desde el jueves 25 de agosto para exigir a la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro) la reducción de tiempos en la entrega de la guías de movilización que se habían incrementado en 3500% . “En principio no nos creía. Pensaba que se trataba de una acción política para detener el puerto”, relató Julio Abreu, presidente del Frente de Trabajadores a Granel y sus Similares (Fetragransipc).

Pero lo confirmó. Tras reunirse con los representantes de los transportistas pidió evaluar el proceso de cerca y pudo ver cómo funcionarios que operan las básculas estaban sin trabajar porque las máquinas no tenían tóner para imprimir las guías. Solo cuatro romanas de siete estaban en funcionamiento pese a que hace pocas semana se les hizo el recalibraje por el Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (Sencamer) y el mantenimiento de rigor de parte de la empresa Basmelca.

Las fallas ocurren justo cuando la importación de carga a granel comienza a recuperarse con la llegada de seis buques a la semana en promedio. Hasta mayo solo un barco de ese tipo se recibía en costas carabobeñas.

Mercancía sin despachar

Tres días duró el paro. Después de la reunión con Velasco, en la que también estuvo presente la autoridad única del puerto de Puerto Cabello, Rafael José Aguana, las gandolas comenzaron a cargar azúcar cruda, trigo panadero y para pastificio, maíz amarillo y blanco y harina de soya, mercancía que debe ser despachada en las líneas de producción de la agroindustria.

La paralización causó que la manufactura de alimentos básico como arroz y harina de maíz se viera severamente comprometida, porque las empresas ya no cuentan con un inventario de insumos para 45 o 60 días, que es como debe planificarse el sector, sino para menos de una semana, según informó Antonio Landaeta, expresidente de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello y representante del sector granelero.

La promesa

Los transportistas cedieron. “Quedó claro que queremos trabajar, sino no nos caláramos esas colas de hasta 36 horas”, insistió Abreu. El proceso antes solo tardaba cuatro horas o menos. La paralización fue suspendida tras la promesa de Velasco de mediar y solucionar el problema. Pero una vez reanudadas las labores la colas de nueve kilómetros de gandolas volvieron a ser protagonistas.

Se espera que la mañana de este miércoles 31 se realice una reunión en Caracas con la participación de los transportistas, la autoridad única del terminal porteño, el presidente de Bolipuertos, el ministro de Alimentación Rodolfo Marco Torres, y representantes de la Gran Misión Abastecimiento Seguro (GMAS).


MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.