COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Solo es un nombre más en la lista que sigue creciendo. Pero para Camilo Durán es mucho más que eso. Hace un mes y medio se quedó sin trabajo. Fue víctima de la política de reducción de personal de la que se había librado en tres oportunidades. Su padecimiento no es exclusivo. Es más común de lo que parece y se representa en cifras dramáticas: más de tres millones de personas engrosarán la estadística de desempleo en el país al cierre de 2016.

Se trata de números muy distintos a los que presenta el Instituto Nacional de estadísticas (INE). “En su página reflejan un índice de un solo dígito: 7%”, indicó Froilán Barrios, presidente del Movimiento Laborista e integrante del Frente Autónomo del Salario y el Sindicato (Fadess). “Pero eso es mentira”.

Es un señalamiento que sustenta con los trabajos investigativos de diversas consultoras y universidades que dejan en evidencia que al menos 20,83% será la tasa de desempleo en Venezuela al final del año.

Las cifras en materia laboral son inéditas. “Primera vez en la historia republicana que tenemos una situación tan deplorable”. De los 14 millones 400 mil habitantes que están edad económicamente activa, 45% está en la informalidad. No tienen otra opción. “Los jóvenes se gradúan de la universidad y no saben qué hacer. La economía formal está cerrada con tantos controles. Por eso es que se van del país”. 98% de las familias conoce a alguien cercano que se decidió por el exilio.

DICTADURA SINDICAL

La aprobación de la Ley Orgánica del Trabajo en 2012 como uno de los últimos instrumentos avalados por el presidente fallecido Hugo Chávez a través de su poder habilitante, desvirtuó la actividad sindical en el país. Los trabajadores están desprotegidos. No tienen quien los represente producto de la discrecionalidad con la que se aprueba la constitución legal de estas organizaciones bajo estrictas directrices oficialistas.

Solo aquellos sindicatos que se colocan como apellido palabras como “bolivariano”, “socialista” o “revolucionario”, son admitidos en el Registro Nacional de Organizaciones Sindicales (Renos) que es controlado por las autoridades de las Inspectorías del Trabajo. “Es una alcabala que violenta el convenio 87 de libertad sindical de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) firmado por Venezuela”.

Esto ha significado que en cuatro años solo 10% de entre 800 y mil sindicatos hayan podido legalizarse.

La afectación para los trabajadores es amplia. No se pueden discutir contratos colectivos si un sindicato no está vigente, y tampoco tienen la facultad de representar al personal ante cualquier querella en la Inspectoría. “El Gobierno ha producido un estallido del sistema de relaciones de trabajo en Venezuela. No es tripartito, no hay diálogo entre patrono, Estado y trabajador”. Eso lo evidenció Camilo Durán durante sus últimos dos años en la empresa para la que laboraba, no hubo manera de que la situación mejorara sin la participación de todas las partes, el resultado es solo estadística.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.