COMPARTE

Autoridades brasileñas se movilizaron al norte del país para
verificar la situación de mendicidad en la que viven miles de venezolanos que
salieron de su país buscando mayor calidad de vida. El diario Folha ha seguido
de cerca la información desde que publicó un reportaje sobre los llamados “refugiados
venezolanos”.

De acuerdo a la nota de Folha Web, que nurtió un reportaje
de Correo de Caroní, los representantes de la Fuerza Nacional del Sistema Único
de Salud (SUS-FN) estuvieron hace dos semanas en el estado de Roraira,
específicamente en Pacaraima, una ciudad cercana a la frontera con Venezuela, para
hacer un estudio sobre las condiciones de vida de los venezolanos que están
emigrando a Brasil debido a la crisis financiera en su país.

En ediciones anteriores, Folha mostró las condiciones de
vida de los venezolanos
en esa localidad. Asegura que ocupan calles, aceras y
plazas y se dedican a la buhonería para conseguir el sustento. Ofrecen
servicios parecidos a los de aquí en las calles: limpiavidrios en los
semáforos, vender todo tipo de productos, e incluso comida venezolana, como
arepas. Todo en la informalidad.

“No tenemos comida en Venezuela. Usted no tiene ninguna
seguridad en el empleo y la salud. El gobierno es opresivo y uno no puede
quejarse. Hemos venido aquí para buscar una nueva vida en Brasil. Al menos aquí
nos podemos quejar “, dijo el maestro de Educación Física, Ruan Ballero, de
28 años.

En el día los buhoneros venezolanos compiten con el mercado
formal en Pacaraima. Y por la noche se reúnen bajo los árboles en los bancos de
las plazas para dormir. Cualquier lugar de la plaza es su baño.

El profesor Lediane Santos, de 39 años, residente en el
centro, se quejó de que las autoridades brasileñas no dan ninguna ayuda a los
venezolanos. “Hay que recordar que son seres humanos que necesitan ayuda porque
son impotentes ahora, a merced de su destino”.

Wagoner Xavier Nune, de 30 años, estaba friendo arepas al
lado de un supermercado, en frente de la Policía de la Policía Civil, en
Pacaraima Center, cuando fue abordado por el periodista de Folha. La esposa y
los hijos del venezolano aún dormían en hamacas atadas en una zona al aire
libre en el mercado. La estufa se improvisó con ladrillos y carbón.

 “No hay trabajo en Venezuela. La situación es crítica.
Carecer de alimentos y medicinas. El gobierno es opresivo “, afirmó mientras
sacaba las arepas del aceite hirviente y las vendía.

Alarma de salud

El congresista Hiran Gonçalves (PP) solicitó medidas
federales de emergencia del gobierno con respecto a la situación de los
refugiados venezolanos. La comisión está compuesta por dos técnicos FN-SUS y
dos sanitarios especiales indígenas Distrito Este Roraima (DSEI / RR).

El objetivo es que sean solicitadas las medidas del Gobierno
Federal para garantizar la asistencia humanitaria a los refugiados venezolanos
tales como alimentos, medicinas y ropa.

“Es un problema que considero muy grave, ya que debido
a la crisis política y económica que muchas de estas personas están llegando al
estado en busca de mejores condiciones de vida. Pero muchos viven en
condiciones precarias en lonas improvisadas. En Boa Vista, la mayoría de ellos
buscan maneras de sobrevivir, vagando por las calles vendiendo objetos, lavado
de parabrisas de los automóviles, que piden el alimento en la casa, a los
medios de vida de sus familias. Necesitamos una acción de emergencia “,
señaló el diputado.

 A principios de mes, el alcalde de Pacaraima, Altemir Campos,
dijo que dictará en los próximos días la emergencia en Pacaraima. Pero no hay
información de que lo haya hecho

La alcaldía alquiló dos camiones para la recolección de la
basura, pues antes de la migración de los venezolanos, el colector pasaba tres
veces a la semana, pero ahora pasa tres veces al día. “Gran parte aumentó
la cantidad de basura en la ciudad. Todos los días ahora estamos haciendo la
recogida y limpieza”.

 

Aumentó la
inseguridad

 El número de incidentes que reporta la Policía Militar en
Pacaraima se duplicó. Folha aegura que casi todos los días hay venezolanos apresados,
sospechosos de hurto en tiendas y asaltos. El número de robos de casas y
tiendas también se incrementó.

“Recibimos llamadas todo el tiempo. Antes de que el
servicio era más tranquilo, pero ahora con esta migración de los venezolanos,
los crímenes ocurren con más frecuencia. Estamos trabajando sobrecargado
“, se quejó un policía militar.

La empresaria Selma Linhares, de 58 años, se quejó de la
falta de seguridad. Informó que fue blanco de bandidos, el mes pasado, y cree
que eran venezolanos. “Entraron en mi tienda y se llevaron lo que podían
cargar. Esto nunca había sucedido. Las cosas están tan mal en Venezuela que
incluso los chicos malos vienen aquí”.

El cónsul adjunto de Venezuela en Boa Vista, José Martí, explicó a Correo del Caroní en julio que habían solicitado los datos de ingreso de venezolanos al órgano migratorio de Brasil, para hacer un estudio e informar a la Cancillería de este “flujo anormal”.

Folha2

Con información de Correo del Caroní y Folha

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.