COMPARTE

Tras las 9 audiencias realizadas en la corte de Nueva York, los sobrinos de la primera dama venezolana, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas fueron declarados culpables por conspirar para introducir 800 kg de drogas en territorio estadounidense. Pero lo más importante de este caso no es el veredicto que recibieron, sino los detalles de la investigación que este juicio fue arrojando.

Para empezar, la droga que pretendían llevar hasta el malvado imperio, procedía de las FARC, una relación que el gobierno se ha empeñado en negar aunque desde la época de Chávez se les ha acusado de guardar una estrecha relación. Con este caso queda clara que la cooperación siempre ha existido entre el gobierno de Caracas y el grupo paramilitar, de lo contrario, cómo habrían podido establecer canales de distribución de forma tan sencilla a través de nuestro territorio nacional.

De igual manera no deja de resultar alarmante la falta de seguridad que existe en el principal aeropuerto del país, si bien quedó al descubiertos con el famoso caso de las maletas de Air France, es escalofriante pensar que por ser sobrinos de la primera combatiente, los primos Flores tienen facultades para pasarse por alto las medidas de seguridad e incluso disponer del hangar presidencial a su antojo, más aun cuando manifiestan no necesitar un contacto para que les ayudara a mover la droga por el aeropuerto.

Aunque luego se retractó, Campo Flores aseguró en un inicio que sus ganancias servirían para financiar la campaña para lograr el curul de la Asamblea Nacional de su “mamá” Cilia Flores, aunque después dijo que esto lo había dicho por protección, para demostrar sus conexiones y evitar ser estafados en el proceso. Un comentario que más que aclarar el escenario genera más incertidumbres al respecto.

Además es importante señalar la inacción del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y de la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM) ambas instituciones, en varias oportunidades han sido las responsables de perseguir a tuiteros, periodistas y dirigentes políticos por diversas excusas. Pero que ante caso de narcotráfico de tal magnitud ni se dieron por enterados, algo muy curioso dada la estrecha cercanía de uno de los involucrados con la pareja presidencial.

Hasta la fecha el Ministerio Público, no ha iniciado una averiguación sobre el caso, algo que en cualquier país con instituciones independientes se habría realizado al momento, dado la gravedad de los cargos imputados, pero en Venezuela la Fiscalía se ha mostrado solidaria con la familia presidencial, dando como real su testimonio en que los chicos fueron víctimas de una conspiración del imperio, la CIA, DEA y de seguro hasta del cambio climático para tratar de manchar el buen nombre de la revolución.

Por si fuera poco, esta semana vimos como en el gobierno decidió levantarse de la mesa de diálogo, que tanto habían implorado, luego de que en la sesión de la Asamblea Nacional se discutiera sobre la sentencia de los narcosobrinos y se instara a la conformación de una comisión especial para continuar las investigaciones del caso en Venezuela, y llevar ante la justicia a sus cómplices.

Es así como queda claro el desespero de esta dictadura por permanecer en el poder, en el que incumplen con lo acordado en la mesa de diálogo, y tildan de terroristas a Voluntad Popular por señalar que no están dadas las condiciones para sentarse a negociar, pero se levantan en cuanto sienten que la justicia los podría encontrar. Por eso debemos seguir presionando desde cada uno de nuestros espacios porque solo así lograremos recuperar la democracia en Venezuela.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.