Tanquillas debieron ser tapadas ramas y otros objetos para impedir más hurtos del cableado. (Foto: Astrid Rodríguez)
COMPARTE

Hurto de cables, es el nuevo delito que ha tomado poder en el país. La urbanización Bucaral Sur, en las calles Turpial cruce con Paují fueron hurtados 52 metros de cableado eléctrico la madrugada de este miércoles.

La delincuencia nos tiene azotados, no es la primera vez que quedan a oscuras por actos delictivos dicen los vecinos. 

No había pasado un mes desde el último hurto de cables, cuando el miércoles fueron sorprendidos nuevamente con un apagón.

En la madrugada el dueño de una de las casas del sector escucho un ruido y minutos después estaba a oscuras. Avisó a los demás vecinos, cuando se asomaron a la calle vieron la silueta de tres sujetos que saltaban la pared de la urbanización que los separa de unas invasiones de Las Palmitas.

El cableado eléctrico hurtado afecta directamente a cuatro familias que reciben energía de esa tanquilla, pero al quedar la calle a oscuras tiene repercusiones negativas en toda la manzana. Al menos 12 viviendas quedan en penumbras

Desde la madrugada hasta las 6:00 a.m. los pobladores trabajaron en restablecer la luz de la comunidad con un nuevo cableado, colocaron escombros y ladrillos para trancar las tanquillas como forma de impedir más hurtos.

Algunos hogares han optado por soldar el cableado, pero la delincuencia se la ingenia para volver a hurtar.

ZONA DE ZOZOBRA

En la urbanización los actos delictivos son recurrentes, la casa que da a la pared divisoria entre Bucaral Sur y Las Palmitas está abandonada desde aproximadamente un año cuando ocho sujetos ingresaron a la vivienda, amarraron a la familia y se llevaron todos sus electrodomésticos.

Anteriormente habían sido robados pero en menor magnitud, detalló una habitante de la zona que prefirió mantener oculta su identidad por seguridad.

A pocas cuadras, en otro hogar pasó lo mismo, en esa ocasión los victimarios fueron cinco.

Detrás de la urbanización hay una cancha que los vándalos utilizan como guarida, allí hay unos baños sin terminar. En meses anteriores, en el lugar secuestraron a un taxista.

Han hablado con funcionarios de la Policía de Carabobo para solicitar que les den seguridad, pero su respuesta es que deben dirigirse hasta la Gobernación de Carabobo, “¿con quién hablaré allí? ¿con Ameliach que es el principal ladrón?” detalló la dama.

La semana pasada tuvieron una reunión con el alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola, en el Colegio Bucaral, le plantearon que cerrará la entrada a los baños de la cancha y mayor seguridad en el sector.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.