COMPARTE

Alfredo Fermín

Querido amigo:

Te escribimos en carta pública para informarte que, en Carabobo, la gente está muy contenta con tu designación como presidente de la Asamblea Nacional para reiniciar un proceso de democratización que el país reclama con urgencia. Te felicitamos seguros de que, con tu sapiencia política e intelectual, podrás cumplir con la responsabilidad encomendada. 

Son incontables las tareas que debes asumir al frente del Parlamento nacional por lo cual tomamos la iniciativa de pedirte que, entre las urgencias, incluyas la triste situación por la cual atraviesa El Carabobeño, tu diario, del cual fuiste consultor jurídico gozando del afecto de su personal y de la confianza que siempre puso en ti el director fundador don Eladio Alemán Sucre. 

Como fieles creyentes de la patrona de Valencia, Nuestra Señora del Socorro, creemos que ella intercedió para que ocupes tu actual cargo con la finalidad de que hagas cumplir los derechos y las leyes que la Constitución le otorga a El Carabobeño, para que cese el acoso en que lo mantiene el monopolio del Complejo Editorial Alfredo Maneiro, que le niega papel para que no siga circulando. 

Desde que comenzó “la hegemonía comunicacional” del gobierno del presidente Nicolás Maduro, a este diario se le negaron las divisas para cumplir sus compromisos con proveedores internacionales, adquiridos con autorización de Cadivi. Y desde que fue creado el Complejo Editorial Alfredo Maneiro como el único organismo que en el país puede comprar y vender papel, El Carabobeño fue excluido de la lista de clientes. 

Nuestro director Eduardo Alemán Pérez se ha dirigido a Hugo Cabezas, presidente de la corporación Maneiro, para solicitar información sobre las razones por las cuales se nos niega el derecho constitucional de igualdad ante la ley, cuando a otros medios se les asignan las bobinas solicitadas. En cambio, a los representantes de El Carabobeño no se les responden las solicitudes y no se les recibe, incumpliendo el derecho de petición que tenemos los ciudadanos ante los funcionarios públicos, consagrado en la Constitución. 

El 1° de abril de 2015 El Carabobeño dirigió una carta en respuesta a una llamada del señor Cabezas ofreciendo sus buenos oficios a fin de regularizar los despachos de papel, sin que tuviera respuestas. El 7 de abril se dirigió una comunicación al Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, quien expresó interés por el caso. Se le hizo llegar la documentación sobre las diligencias cumplidas de acuerdo a la ley. Al efecto, fue levantada un acta en la que consta que elevará a Cencoex las solicitudes, peticiones y reclamos de asignación de divisas de El Carabobeño. 

El 27 de mayo de 2015, la gerente general del diario, Carmen Grillet, acudió nuevamente a la oficina del señor Luis Coronado, gerente general de la corporación Maneiro, para plantear la situación, tomando en cuenta que, en otra oportunidad, de 200 bobinas solicitadas solo asignaron 44. Pero apenas se recibieron 48 bobinas y luego 72, por lo cual fue necesario disminuir la paginación del diario y realizar recortes sustanciales en la distribución. 

En diciembre de 2015 Eduardo Alemán volvió dirigirse a Hugo Cabezas solicitando respuesta sobre la exclusión de El Carabobeño de los beneficiarios del papel para la prensa escrita que está a cargo de la corporación Maneiro. 

Hasta el momento el señor Cabezas no ha dado ninguna respuesta, por lo cual creemos que, tan pronto como se instale la Comisión de Medios de la Asamblea, dicho ciudadano debería ser interpelado sobre las causas por las cuales niega papel a un medio considerado patrimonio histórico y cultural de Carabobo, que está a punto de dejar de circular por la decisión de él de excluirlo del disfrute de un bien adquirido con dineros del Estado venezolano. 

Nuestro querido rector emérito de la Universidad de Carabobo Aníbal Rueda ha insistido en que “la conducta del Estado, a través de una empresa monopolizadora, lo hace pasible de responsabilidad civil o patrimonial, penal, por violación de principios constitutivos de derechos humanos fundamentales, contra la empresa, los trabajadores y la población en general”. 

También El Ateneo 

Por otra parte, el Ateneo de Valencia, del cual fuiste benefactor desde el Congreso Nacional, fue arrebatado a la ciudad y entregado a un organismo del gobierno central sin que los responsables de este atropello en contra de una propiedad privada hayan respondido sobre el destino de una de las colecciones de arte más representativas del país. 

Por tus gestiones como diputado, las instalaciones del Ateneo, fundado en 1936 por distinguidos valencianos, fueron ampliadas y a la institución le fue asignado un presupuesto digno para que se convirtiera en un centro cultural ejemplar. Todo eso se perdió, por lo cual hoy, cuando estás al frente del Poder Legislativo, creemos que puedes hacer justicia a la cultura carabobeña. 

Con el afecto de siempre te saludamos, deseándote éxitos en la proeza que acabas de emprender. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.